Abuelos

No soy amigo de protocolos, costumbres ni ritos, pero con el paso de los años, tengo que reconocer que las celebraciones son importantes. Los aniversarios de más de dos decenas son casi siempre melancólicos pero necesarios.

¿Cuántas veces, sólo gracias a la liturgia del calendario que rige la sociedad, se impide que el más negro de los olvidos cubra definitivamente lo sucedido?

Los hechos que suceden durante nuestra vida, nos influyen directamente, pero también lo hacen los que ya eran historia cuando nacimos.

Ya era historia la guerra civil española (1936-1939) cuando yo nací, un cuarto de siglo después. Y entonces, como ahora ochenta años después, la memoria de aquellos sucesos estaba todavía ahí afectando el recuerdo de la mayoría, aunque no los viviéramos.

Ese influjo, que no juzgo, es el que me lleva hoy, precisamente hoy quince de agosto, a dedicar un rato a escribir estas letras.

Ramón, Gertrudis y Jose Manuel

Gertrudis, Ramón  y Jose Manuel

Apenas nunca antes lo hice…. ¡Qué pena haber perdido la ocasión de preguntar más por mis abuelos paternos a mis mayores! Si, los de aquella foto en blanco y negro de la cómoda del dormitorio de nuestros padres… Ahora ya no los tenemos. Sólo a mi tía, protagonista centenaria y con grandes lagunas de memoria (precisamente).

No se hablaba de ello. Y supongo que inconscientemente fuimos enseñados de igual manera. ¿Qué fue de ellos? … Murieron en la guerra… ¿Pero?….

Se les aplicó el “bando de guerra”. A mis abuelos. En La Línea de la Concepción en donde vivían y trabajaban desde hacía casi diez años, hace justamente ochenta, era sábado y fiesta, la Asunción de la Virgen. Tenían apenas los cuarenta él, y treinta y cinco ella,….y un niño de ocho. Ramón era Administrador de Correos y Gertrudis Maestra Nacional.

Hoy los recordamos.

Fueron personas especiales. Todos los abuelos lo son para sus nietos. Siempre nos hemos sentido muy orgullosos de ellos. Y a pesar de las dificultades que el tiempo impone al conocimiento de los hechos y de la vida de las personas al cabo de los años, nos empeñaremos en averiguar como fue su vida, la corta y truncada vida de una maestra nacional y un funcionario de Correos. Mis abuelos.

Anuncios
Publicado en Historia | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios

Mi tía Portala

Mi tía Portala tiene 100 años.

Está bien, nunca le duele nada, conserva su genio intacto  y siempre esta dispuesta a reír y canturrear cualquier “pamplina” como ella dice, cuando no está ensimismada en sus pensamientos. En enero se le rompió la cadera y la operaron con normalidad, aunque desde entonces no es capaz de andar.

Desde hace tiempo el glaucoma no le deja ver mas que sombras aislandola fuertemente de su entorno. Esto le impidió leer hace cuatro años, el pequeño homenaje que en Bornos le hicieron, recordándola al incluirla entre las vecinas que destacaron en la lucha por la igualdad de las mujeres en el siglo pasado.

Parte de un díptico publicado por el Ayuntamiento de Bornos en 2012

Parte de un díptico publicado por el Ayuntamiento de Bornos en 2012

Sigue soltera, aunque hace una década estuvo a punto de emparejarse con un compañero de la residencia. Pero la mala salud de él, octogenario también, se lo impidió.
Por entonces aún conversaba ávidamente con sus vecinas y se alegraba de charlar con sus queridos sobrinos y sobrino-nietos en vivo o por teléfono. Ella siempre alegre, sin queja y con buen apetito, dispuesta a dar cuenta de un buen plato de cualquier comida.

A finales de los noventa, ya sola, deshizo su casa, la vendió y se fue a vivir a la residencia de ancianos, con poco más de lo puesto. Algo de ropa, una tele que oía mejor que veía, y unas pocas fotos de sus hermanos, cuñadas y sobrinos. Algunas tomadas sesenta años antes.

En su piso, con sus hermanas Juana y Manuela, que vivieron con ella hasta su fallecimiento, destacaban sus macetas como en cualquier casa andaluza. Y los libros, muchos y variados, enciclopedias y de historia, de abogacía y contabilidad, sobre mecanografía o filatelia y de otros temas, ordenados en sus estanterías junto con sus álbumes de fotos familiares y sus extensas colecciónes de sellos, nuevos y usados, españoles y extranjeros, recopilados durante años. Vida en familia manteniendo intima relación con su hermano Pepe y su cuñada Pepa que ocupaban el piso de arriba y disfrutando, en esa primera vejez, de ir viendo emanciparse a sus sobrinos nietos.

Agotando los ahorros y con la ayuda de la familia, casi en los ochenta, se pudo comprar un piso en el madrileño barrio de Villaverde Alto, después de abandonar todos su tierra gaditana y el pueblo de Bornos en dónde vivieron durante casi cuarenta años.

En los setenta, el cierre de “la fábrica” de Don Hilario, forzó la pérdida del puesto de trabajo de sus empleados, muchos con más de tres década de antigüedad. Pepe y Portala, la única mujer y la contable de la empresa, se quedaron sin trabajo, lo que por su edad y la situación general del país supuso su retiro anticipado y le abocaron a una pensión exigua y menor de la que hubiera podido ser.

Los cincuenta y los sesenta, fueron años de estabilidad y madurez, trabajo y dedicación a la familia, a la madre en sus últimos años, a las hermanas, a “Pepito Manuel” y a los los demás sobrinos, Romualdo, Lina, Nieves, Maria Rosa, Pepín y Eugenia, acompañándoles en su crecer. Estudios y trabajo. Bodas y nacimientos, y los problemas esperables y la alegría por superarlos.

Los cuarenta, fueron malos años, tristezas y recuerdos, heridas sin cerrar….

Con mi tía Portala en 2012

Con mi tía Portala en 2012

Rehacer lo cotidiano después de la tragedia familiar (y general), es una heroicidad con escasa recompensa y reconocimiento. No es gratis en absoluto, más al contrario, tiene precio, un alto precio. Encontrar vivienda y trabajo, un nuevo lugar dónde comenzar. Es en Bornos y en su fábrica de harinas. Cuidar y educar al “niño” es la absorbente labor a la que se entrega mi tía, junto con la familia de su hermano Pepe, haciendo “hogar” y “familia”, entre miedos, rencores, soledades y pena, mucha pena, …. fue el logro de aquellos duros años.

La locura, y con ella la tragedia, alcanzó a la familia al poco de comenzar la guerra civil. El joven matrimonio formado por una maestra nacional y el administrador de correos, el hermano mayor y la cuñada de Portala, con los que vivía, son vilmente asesinados sin palabras ni razón. Una anónima fosa común se supone conservan sus restos en algún lugar de La Línea de la Concepción, donde dejan un pequeño de sólo ocho años con mi tía que entonces sólo tenía la veintena. Se trunca una familia y su proyecto de vida, ilusionada, ilustrada, alegre…. La oscuridad y el terror se impone. Sobrevivir al último lustro de los treinta en España es por si sólo una heroicidad y especialmente en el sur de Andalucía.

La benjamina de la familia, nace el 31 de marzo de 1916, diecinueve años después que el mayor de sus hermanos. Es bautizada como “María del Portal de los Ángeles del Santísimo Sacramento Catalina de la Santísima Trinidad” Iglesia Oliva, la “tía Portala”, por aquello de que el abuelo era oriundo de la asturiana aldea del Valle de San Justo en el concejo de Villaviciosa, cuya patrona es la Virgen del Portal, “la Portalina”. Ramón, Juana, Nieves, Manuela, Araceli, Pepe y ella, todos nacidos en Arcos de la Frontera, gaditano pueblo blanco y esbelto, montado en la peña que rodea el Guadalete y en donde, entonces, anidaban los “pajarracos”. Su Infancia y juventud fue desenfadada y provechosa, mil y una veces recordada después, -ocupando el lugar de otros recuerdos que no se quieren-, y un fuerte pilar en el que basar toda una vida de esfuerzo, sacrificio y dedicación a los demás, con una serena alegría que nos gustaría saber heredar.

Esta es mi centenaria tía Portala.

Nunca pude besar a mis abuelos paternos… pero si a mi tía Portala.

Publicado en Historia | Etiquetado , , , , , | 13 comentarios

Dinosaurios

Los dinosaurios……quizás eran más listos de lo que pensamos.

Desde luego fascinantes eran (¿son?) O así al menos se empeña el marketing que todo lo inunda en hacérnoslo ver y si no que se lo digan a mi nieto….(que hasta hace poco los llamaba “pitotauros”, ahora se conoce las especies mejor que yo).

Foto wikipedia.org

Foto wikipedia.org

Seguro que ningún eslabón de la evolución de los seres vivos ha ocupado más información (más “memes”) en la historia. En la de la humanidad claro, de qué otra podría hablar. Es en esa mente colectiva que la historia nos va construyendo, en dónde aparecen esas múltiples referencias a aquellos seres desaparecidos y que desde hace apenas un par de siglos el colectivo humano se empeña en recuperar, “renacer”, “revivir”, hasta el punto de que nuestros infantes, probablemente se planteen jugar con uno “de verdad”.

Al hilo de esta reflexión de final de año, y después de uno sabático (en este blog), recuerdo haber leído esto que copio a continuación en un libro de R. Dawking.

“Especialmente hermoso en conexión con esto es el caso de los dinosaurios gigantes, cuya espina dorsal tan larga imponía una distancia conveniente entre el cerebro y las enormes extremidades posteriores, asiento de buena parte de las acciones del animal. La selección natural resolvió el problema con un segundo “cerebro” ( un ganglio nervioso engrosado) en la pelvis:

Contemplad al poderoso dinosaurio,
famoso en el acervo prehistórico,
no sólo por su poder y fuerza,
sino por su largueza intelectual.
Observareis por esos restos
que la criatura tenía dos cerebros,
uno en la cabeza (el sitio usual)
y el otro en la base espinal.
Podía así razonar a priori
tanto como a posteriori.
Si un problema le importunaba
de la cabeza a la cola lo solucionaba.
Así de sabio era, así de sabio y solemne,
cada pensamiento ocupaba sólo una columna espinal.
Si un cerebro cedía a la presión
de unas ideas a otras pasaba.
Si algo escapaba a su menta delantera
lo recataba la trasera,
y si caía en el error por delante
tenía una ocurrencia salvadora por detrás.
Como se los pensaba dos veces antes de hablar
ningún juicio tenía que revocar.
Así podía pensar sin congestión
ambas caras de cada cuestión.
Oh, fijaos en esta bestia modelo,
difunta hace diez millones de años al menos.”

Bert Leston Taylor (1866-1921)
Columnista americano.

(Página 260 del libro de Memorias de Dawkins y también los cita en una nota del libro de Evolución.)

Publicado en Ciencia, Filosofía | Etiquetado , , , , , | 5 comentarios

Optimistas y pesimistas

En contra de lo que comúnmente se podría pensar, practicar el optimismo incondicional puede ser peligroso. Bastante peligroso.

Roger Scruton. Ariel 2010

Roger Scruton. Ariel 2010

A pesar de ello en nuestro día a día no es difícil encontrarse con muchos “ejemplares” que lo practican irresponsablemente. De esto podremos aprender leyendo el libro del filósofo británico Roger Scruton, “Usos del pesimismo: El peligro de la falsa esperanza”, Ariel 2010. Scruton los llama “optimistas sin escrúpulos”.
Afortunadamente los que practican el uso del pesimismo racional, aún siendo minoría (o no, simplemente pasan desapercibidos), han conseguido hasta la fecha llevar a la Humanidad, hasta donde está (Iba a decir a “buen puerto”, aunque eso está por ver).
Y es que sólo practicando un moderado y responsable pesimismo podemos prever un posible futuro con riesgos.

Michio Kaku, Debate 2014

Michio Kaku, Debate 2014

Nuestra mente, especializada en manejar de manera continua, escenarios futuros, que es lo que nos diferencia fundamentalmente de las demás especies con la que compartimos la Biosfera, según desarrolla ampliamente Michio Kaku en su libro “El futuro de nuestra mente”, Debate 2014, debe incluir en esos posibles futuros, también la probable presencia de inconvenientes y dificultades, y junto con ellos, en un febril ejercicio de prueba y ensayo simulada, el como enfrentarse a ellos.
Claro está que los que eluden estos pensamientos más realistas, pueden acertar en alguna ocasión y llegar ( y llevar a los que lidera ) a un nuevo estadio mas avanzado en un “salto” evolutivo al que no se habría llegado de otra forma o si acaso, por un camino mucho más lento. Pero esto, sólo la “selección natural” lo ¿sabe?.

Jonas Jonasson, Salamandra 2012

Jonas Jonasson, Salamandra 2012

Este optimismo llevado al extremo de la parodia, con un exquisito sentido del humor y aprovechado para repasarnos con una amable ironía la historia del siglo XX, es la que Jonas Jonasson desarrolla con el personaje de Allan Karlsson en su novela “El abuelo que saltó por la ventana y se largó”, Salamandra 2012.
Ya en la “sería realidad” (¿de verdad es “seria” la realidad?), lo cierto es que los fracasos son los más (que se lo pregunten a Murphy), pero el gen de recordar mejor los éxitos es claramente predominante, lo que hace que sigamos hacia adelante con renovadas energías, una vez más.
Y esto que comentamos aquí tiene mas transcendencia de lo en principio pudiéramos pensar, no en vano es este el punto en el que incide el informe anual del Banco Mundial para este año 2014, “Riesgo y oportunidad. La administración del riesgo como instrumento de desarrollo”.

Interstellar película de Christopher Nolan en 2014

Interstellar película de Christopher Nolan en 2014

Y es que según esta institución, el nivel de desarrollo de la humanidad parece depender directamente de eso, de un adecuada evaluación de los riesgos a los que estamos sometidos, y para ello sólo con una reflexión desde el pesimismo responsable se puede, en el largo plazo (descartados ya los “golpes de suerte” y en manos ya -de nuevo- de la ley de Murphy-) avanzar en el desarrollo de las comunidades y de la humanidad en su conjunto.

Sin duda la combinación adecuada de los dos papeles, el optimista irreflexivo y el pesimista responsable, es la solución óptima socialmente hablando (no necesariamente para los individuos).

Y aunque las ciencias avanzan que es una barbaridad, y los más optimistas pronostiquen un futuro “con una humanidad interestelar” , siempre en busca de un mayor consumo de recursos, en un universo “infinito”, las leyes de la Termodinámica (y de la paz interior!!) nos recomiendan algo más de “inteligencia” conservacionista y equilibradora, de manera que de cara a conducir el futuro, si conseguimos alcanzar el nivel adecuado en la escala las civilizaciones, antes de salir en la busca de esos nuevos hogares interstelares, apliquemos la ciencia de la “administración del riesgo”, a la recuperación de las constantes vitales de nuestra Tierra, para que nos permita continuar disfrutándola, a nosotros (que diría el optimista irreflexivo) o al menos, a nuestros descendientes (el pesimista razonable).

Publicado en Ciencia, Filosofía | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

Aquel primer campamento de verano, hace cuarenta años…..

Soy scout, el lagarto astuto es mi tótem.

Y justamente, hace ahora cuarenta años, en la primera quincena de aquél mes de setiembre de 1974, celebrábamos el primer campamento de verano de nuestro nuevo grupo, el Grupo Scout San Pablo que habíamos puesto en marcha el año anterior, en el Colegio Valdeluz en Madrid, y adscrito al Movimiento Scout Católico (ahora Scouts de Madrid-MSC).

Portada CIRCULAR Marzo 2013

Portada CIRCULAR Marzo 2013

El caso es que, con motivo de los cuarenta años de la fundación del grupo, que celebramos el pasado año 2013, “las viejas glorias” recordamos como no podía de otra forma, aquellos primeros campamentos realizados con no poco esfuerzo, y en un ambiente mucho menos proclive a esas manifestaciones juveniles.

Recordábamos sobre todo, la ilusión y el empeño que poníamos en la preparación de las reuniones, marchas y acampadas. Ciertamente nos los “curramos” y aunque luego, el resultado pudiera ser irregular en algunos casos, no se puede negar el esfuerzo ni la buena intención.

Hicimos un especial trabajo, de cara a preparar aquél primer campamento de verano, nuestro “Brownsea” particular. Y es que nuestro Jefe de Grupo, Luis Viloria, nos puso a ello con mucha anticipación y con un plan bien organizado que dio como fruto el famoso “dossier” del campamento de Solana de Bejar (desde 1979 se llama Solana de Ávila).

Pocas copias se hicieron de aquél famoso dossier (que se mencionaba en la ficha del campamento que se editada en una “Circular” de 1984) y casi todas se perdieron….pero la fortuna hizo que al menos una, apareciera hace unos meses en algún rincón, removido por una oportuna reforma doméstica.

¿Cómo no escanearlo inmediatamente y compartirlo en la red? Pues aquí lo tenemos: Campamento Solana 1974 .

Sólo transcribo el prologo, el resto podéis hojearlo con todo su sabor e interpretarlo poniéndoos “cuarenta años atrás” si sois capaces. 

Portada del dossier de Solana 1974

Portada del dossier de Solana 1974

“El presente “dossier” pretende ser un recuerdo de cuantas actividades se llevarán a cabo en el campamento: “Solana 74”. 

Sólo dentro de ese marco tiene sentido lo que se dice, y sólo viviéndolo lo comprenderemos en su totalidad. 

Son unas hojas a las que podrás echar mano cuando quieras recordar lo que allí se hizo y te servirán, sin duda, para la organización ulterior de algún otro campamento.

Quizás encuentres mucha “fantasía” al leer sus paginas, pero es que pretendemos acercarnos a ese mundo enigmático y atrayente, tan distinto al de los mayores, en el que viven los muchachos. Y quizás al penetrar en él con ánimo de llevar un poco más de felicidad a los muchachos, descubramos que hacer todo esto para alegrarlos es una de las cosas “serias” que se pueden hacer en este mundo”.

Permisos, croquis de acceso, planos del campamento, horarios, consignas diarias, oraciones, actividades, técnicas, materiales, juegos, veladas, menús de comidas, etc……todo lo tenemos allí.

Todo escrito, descrito y dispuesto ordenadamente para llevar a buen fin el campamento. Un campamento scout en aquella España de 1974, (…parece un párrafo del guión de la serie de TV “Cuéntame” ….).

Y es que no hay como hacer un alto de vez en cuando, volver la vista atrás un momento, y ver lo que todo cambia. Y todo ha cambiado.

En línea con esto y como curiosidad, véanse las últimas páginas del documento que reproducen las normas publicadas en el BOE, que regulaban entonces la realización de los campamentos y actividades similares. ¡Bárbaro!, ¿Verdad?

¡Buena caza!

Publicado en Scouts | Etiquetado , , | 12 comentarios

El arte de la ingeniería.

Parece mágico que las cosas funcionen.  Me refiero a los “ingenios”.

Supongo que a todos nos pasa. Poca gente deja de asombrarse cuando ve despegar un avión comercial, da igual que sea desde su interior o en la distancia. O cuando en el dique seco de un astillero, observa la inmensa estructura de acero de un gran barco petrolero o porta contenedores. ¿Cómo es posible que uno alce el vuelo y el otro se mantenga a flote?

Y destaco estos por su vistosidad y “grandilocuencia”, pero igual podemos decir de cualquier otro tipo de aparato, ya sea mecánico, químico, eléctrico, electrónico e incluso biológico, o mezcla de ellos, y que cada vez están más en nuestro día a día.

El caso es que  todos ellos ¡funcionan! (o ¿habría que decir -en general funcionan-?).

Aunque ! a veces no !

¡Los inventos del TBO eran verdaderos "ingenios" no sujetos a fallo!

¡Los inventos del TBO eran verdaderos “ingenios” no sujetos a fallo!

Y es que, salvo para aquellos inventos del profesor Franz de Copenhague, el fallo existe. Y ocurre, siempre ocurre. Y los ingenieros lo saben y cuentan con él. Y por eso la magia que hace que las cosas funcionen es real y posible. Es posible porque los ingenieros (y aquí incluyo a todos los que ejercen la “ingeniería” no de títulos, -es una nota para los suspicaces-) hacen su trabajo desde el primer momento contando con él, con el fallo.

En algún momento me quedé con la idea de que “el arte de la ingeniería está en el control del error” (ya sé que mencionar “el arte” hablando de ingenieros siempre es polémico, pero en este caso me reafirmo -ver nota abajo-). La precisión es importante, pero saber en todo momento cuál es el “margen de error” con el que se trabaja, es la clave de que “todo funcione”.

Y desde luego (¿sólo?) se aprende de los fallos y los errores. De los propios y los ajenos.

De eso trata el estupendo libro Grandes Desastres Tecnológicos. Los más espectaculares accidentes técnicos y científicos de Ediciones Nowtilus publicado en 2012, del que es coautor mi amigo Félix Ballesteros.

Félix, escritor apasionado, deja por un momento la novela policiaca y la ciencia ficción, para junto con su amigo Koldo, darnos una lección de ingeniería (digamos que) empleando una técnica inversa. Esto es, contándonos lo que ocurrió paso a paso, y su porqué.

Es un buen ensayo que valdría como manual de enseñanza, para su empleo en las escuelas de ingenieros. ¿Os imagináis : Algebra, Cálculo, Física, Química, Dibujo y “Desastres”…?. Seguro que no sería una “maría”.

Se dice en su introducción: “…. los fallos forman parte inevitable de la realidad y lo único que nos debería sorprender es que haya alguien que piense que está por encima de la realidad y que a él o a ella no le va a fallar nada. Lo malo es cuando esa persona es responsable de algo que nos afecta…..”

Esos fallos inevitables (que se presentan inevitablemente) son los que provocan y producen los “desastres”, y aunque como se indica en el subtitulo, los más espectaculares son los “accidentes”, no sólo de ellos se habla en el libro, lo que en mi opinión lo hace aún más interesante.

616ATTiHUVL._AA258_PIkin4,BottomRight,-39,22_AA280_SH20_OU30_

Portada del libro     “Grandes Desastres Tecnológicos”        K. Gotxone-F. Ballesteros 2012

Así que nada diré aquí de los grandes, llamativos y muy conocidos accidentes y desastres de nuestra era, que se describen con todo detalle en el libro, y que son siempre las más demandados. Podeis escuchar como ejemplo, esta entrevista de Félix para la emisora venezolana Luz Radio, o esta otra de Koldo en Canal Extremadura.

Y es que por ejemplo, la historia del descifrado de las claves del DVD Forum pues realmente no fue accidental (¿o sí?). Muy interesante en este mismo capitulo la explicación de los mecanismos de propagación del malware. A saber: virus, gusanos, bomba lógica, caballo de Troya, puerta falsa, etc. Y es que en el diseño ingenieril, no sólo hay que luchar contra los elementos (de la naturaleza se entiende…).

Hablando de la crisis del sistema central de gestión de ambulancias en el Lóndres de 1992, se hace referencia a una de las reglas de oro del diseño, que es el aumento de la redundancia para evitar a toda costa la eliminación de los “puntos singulares de fallo”. Es prioritario impedir y asegurar, que un solo fallo nos bloquee todo un sistema.

Curioso es cómo a veces, el exceso de preocupación por el fallo, también es un problema, …… y muchas veces un gran negocio. ¿Os acordáis del temido efecto 2000? Y es que cada mil años …. hay que volver a empezar la historia, y si no al tiempo (!leerá esto alguien en el 3000!).

Y curiosa también, las consecuencias de una excesiva precisión, que por improbable que parezca se puede dar. Y si no que se lo cuenten a los ingenieros franceses con la puesta en marcha de sus trenes de alta velocidad (TGV) en Japón. Y es que el “afinamiento” de las catenarias no era el adecuado y a determinada velocidad la resonancia producía el malfuncionamiento de los pantógrafos. Y todo por que la distancia aplicada en la instalación entre los postes era “precisa hasta el segundo decimal”, cosa casi imposible de darse en nuestro “mundo latino”.

En fin, muy recomendable y entretenida la lectura completa de este libro, lleno de bien documentada información que, con un lenguaje desenfadado y atractivo nos reta a investigar más sobre cualquiera de los muchos casos de que trata. Por el momento, satisfecho me quedo, con resaltar aquí de entre todos ellos, sólo estos pocos que me han servido para recordar, algunas importantes reglas de la aplicación de la buena ingeniería. Todo un arte.

——-

Nota:
En la Enciclopedia Universal Espasa, en su tomo 28-1, página 1473 de 1925, dice:
Ingeniería. “Arte de aplicar los conocimientos científicos a la invención, perfeccionamiento o utilización de la técnica industrial en todas sus determinaciones”.
En otros diccionarios consultados (Calleja, Sopena, Danae) también se emplea el término arte en esta definición, incluso dicen “Arte o ciencia de….“. Sin embargo ya en el diccionario de la Real Academia de la Lengua en los años 80, la definición cambia perdiendo dicha referencia, que pasa a ser así:
Ingeniería. “Conjunto de conocimientos y de técnicas que permiten aplicar el saber científico a la utilización de la materia y de las fuentes de energía, mediante invenciones o construcciones útiles para el hombre”.
Y ahora en la edición de 2001, simplemente:
Ingeniería. “Estudio y aplicación, por especialistas, de las diversas ramas de la tecnología”.
Dejamos para otra ocasión el tema de la técnica y la tecnología…..pero queda claro, que “al menos antes la ingeniería era un arte”….y los ingenieros “unos artistas”.
Publicado en Ciencia, Filosofía, Historia de la industria, Ingeniería, Libros | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Apollo 11, hace 45 años….

Justamente hoy 20 de julio, cuando escribo esto, hace nueve lustros que estábamos todos de vacaciones, reunidos en familia allí, en el pueblo, en Bornos (Cádiz), delante de aquellos televisores de blanco y negro,  “alucinando y alunizando” y nunca mejor dicho, mientras intentábamos ver aquellas imágenes no demasiado nítidas, en las que Neil Armstrong daba su primer paso en el satélite terrestre.

Portada cuadernillo Medalla Apollo 11. 1969

Portada cuadernillo Medalla Apollo 11. 1969

Efectivamente aquél 20 de julio de 1969, era un fecha que recuerdo con facilidad. Entre otras cosas porque recuerdo todos los 20 de julio…..

No sería serio por mi parte,  que intentara en estas líneas, añadir nada nuevo sobre el tema de la llegada del hombre a la luna, el Apollo 11,  sobre toda la misión Apollo o la carrera espacial o la guerra fría.  Son sin duda interesantes temas sobre los que se ha escrito ríos de tinta y de los que encontraremos información a raudales.

No obstante, y dándome una licencia me voy a permitir recordar y compartir el recuerdo de la participación de mi padre en aquella epopeya.

Medalla conmemorativa misión Apollo 11, 20 julio de 1969

Medalla conmemorativa misión Apollo 11, 20 julio de 1969

En algún otro momento lo he comentado, mi padre fue “telefónico”.  De los que trabajaba en la CTNE, y si,  aunque no se conozca demasiado, la “telefónica española” contribuyó, al éxito de las misiones espaciales americanas,  las Apollo y las posteriores con las misiones Apollo-Solluz y Columbia ya en los años ochenta.

Ciertamente los americanos, o al menos los de la NASA, tenían el buen gusto de agradecer su participación en las misiones al personal de las organizaciones que contribuían de alguna manera en el proyecto. Así con algún certificado, medalla conmemorativa o simplemente alguna fotografía espacial a todo color (que entonces valorábamos ¡muy mucho!) generalmente nominal, intentaban “crear equipo” adelantándose en unas cuantas décadas, a las ahora muy de moda técnicas del “management” y de la gestión de equipos en la excelencia….

Ni que decir tiene que adicionalmente, nosotros que éramos niños, alucinábamos de nuevo, imaginando a nuestro padre, casi en la escalerilla del cohete Saturno despidiendo a Armstrong, Aldrin y Collins.

Bueno, el caso es que revolviendo viejos papeles, encontré aquella medalla del Apollo 11, que tanta ilusión y reverencia nos causó hace 45 años. Además….¡ había estado en la Luna!.

Para dejar constancia de ello, recordando a nuestro padre,  celebrando la efemérides de esta fecha, y para los curiosos en general, os dejo aquí las fotos y la traducción del texto que nos recuerda aquél acontecimiento.

El cuadernillo completo.

La transcripción y su traducción.

 

Publicado en Ciencia, Coleccionismo, Historia, Telefónica | Etiquetado , , , , , | 7 comentarios

De consumidores a conservadores (La Historia del Hombre de Cyril Aydon y La Física del Futuro de Michio Kaku)

Leyendo el libro de Michio Kaku, La Física del Futuro. “Cómo la ciencia determinará el destino de la Humanidad y nuestra vida cotidiana en el Siglo XXII” editado en España por la Editorial Debate, no le queda a uno mas remedio que parar y reflexionar a cada poco sobre lo que en él se nos cuenta. Y es que lo primero que uno piensa es eso, ¡esto es un cuento!

9788499920115

Portada “La Física del Futuro”

Pero no. Desde el minuto uno, el autor nos deja claro que no se trata de un texto de ciencia ficción, aunque sin duda lo pueda parecer.

Un libro como este, sólo puede ser titulado como de “Física”, por un autor como Kaku. Michio Kaku es ya un consagrado y profuso divulgador de la ciencia, (además de ser físico especialista en la teoría de cuerdas). Es, casi el Carl Sagan de nuestros días, y por tanto los más “académicos” tendrán que admitirle esta aparente licencia.

Porque, todo lo que cuenta lo hace, según afirma, apoyándose siempre en investigaciones, pruebas de laboratorio y prototipos existentes en la actualidad y que en la mayoría de los casos él, ha podido conocer e incluso comprobar.

Así, partiendo de esta premisa, el lector se mete en un “túnel del tiempo” hacia delante, en el que se visionan, las realidades que la especie humana disfrutará en: El futuro cercano (desde el presente al 2030), Mediados de siglo (desde 2030 a 2070) y El futuro lejano (desde 2070 hasta 2100).

Esto siempre y cuando, desde luego (y permítaseme la expresión), no la “caguemos” antes.

Así se pasa revista a estos temas:

  • Los ordenadores
  • La Inteligencia artificial. Los robots
  • La Medicina
  • Nanotecnología
  • La energía.
  • Los Viajes espaciales
  • La Riqueza. Ganadores y Perdedores
  • El futuro de la Humanidad. Una civilización Planetaria
  • Un día cualquiera del 2100

Todo lo leído, resultará interesante y creíble en mayor o menor medida, según el bagaje previo con el que cada lector se acerque al tema.

No entraré aquí en ningún detalle al respecto, el que quiera en el libro lo tiene. No tendría sentido hacerlo ni aportaría nada adicional. Sin embargo, si quiero comentar aquí sobre los penúltimos capítulos, concretamente el de la Riqueza y el Futuro de la Humanidad.

Llama la atención que, explícitamente se mencione la existencia también en el futuro, de “perdedores”. Y es que, no se trata de un cuento de hadas. La historia nos enseña, lo que ya nos decían nuestras abuelas, que “siempre ha habido pobres y ricos”. Pues según parece este modelo de la “física del futuro” no lo contradice.

Sobre la Riqueza, Kaku se apoya en la tesis de Lester Thurow (Economista del MIT)  “La tecnología y las ideologías están haciendo temblar los cimientos del capitalismo del siglo XXI. La tecnología hace que la preparación y el conocimiento sean las únicas fuentes de un beneficio estratégico sostenido”, y nos confirma lo que ya estamos viendo venir.

El aumento del valor del conocimiento y la innovación frente a la sola habilidad manual y el mantenimiento de modelos y procesos ya caducos, es ya casi un hecho que se puede palpar en las sociedades más avanzadas de nuestros días.

Sacar provecho de la ciencia y potenciar la creatividad y darle el papel y la importancia adecuada al ejercicio del liderazgo, parecen ser las claves que diferenciaran a los unos (los ganadores) de los otros.

Y ahí mismo están los riesgos. Ante la pérdida/desaparición de empleos manuales no cualificados, se corre el riesgo de que los líderes de la sociedad no apoyen la ciencia, los inventos y la tecnología.

Y esto que lo parece, no es tan obvio, y me recuerda lo que Cyril Aydon en su Historia del Hombre ,“150.000 años de historia de la humanidad” de la Editorial Planeta, bien comenta. Y es que, dejando un momento el futuro y mirando hacia nuestro pasado, sólo en ciertos momentos “estelares” se han dado las condiciones para que el avance de la humanidad se hiciera posible.

Le copio literalmente cuando habla de los factores que influyen en el avance científico:

“……Todo esto vendría a demostrar hasta qué punto los avances científicos dependen de la presencia simultánea de un conjunto de factores de enorme influencia, tales como:

  1. una sociedad cuyo nivel de prosperidad haga posible la existencia de un número razonable de individuos consagrados a la lectura ya la conversación, y a llevar a cabo experimentos que bien podrían resultar infructuosos;
  2. la existencia de oportunidades que propicien la creación de redes de contactos (como universidades y sociedades eruditas);
  3. la posibilidad de acceder a los conocimientos acumulados tanto en el pasado como en el presente (en forma, por ejemplo, de bibliotecas y de libros impresos);
  4. la disponibilidad de una tecnología apropiada (microscopios, telescopios, mediciones precisas del tiempo);
  5. la ausencia de una censura que obstaculice el avance científico;
  6. una cultura en la que la investigación sea algo habitual, y en la que resulte normal poner en tela de juicio las ideas preestablecidas.

En esta lista no hemos incluido el “genio científico” porque el genio es algo que está presente en todas las épocas. Los factores enumerados anteriormente, por el contrario, no tienen porqué darse siempre. El progreso científico se produce en ciertos lugares y en determinados momentos, cuando confluyen ciertos factores que hacen que el genio científico aflore y que se alcancen unos resultados muy concretos……” (Cita del libro de Cyril Aydon “Historia del Hombre”  Ed. Planeta. Capitulo 23 pag 268. año 2007).

9789504920144

Portada Historia del Hombre

Ningunas de las seis condiciones están aseguradas. Hay que pelear de continuo por cada una de ellas.  Hasta en nuestra afortunada sociedad occidental, por un lado una “crisis cualquiera”, o el fanatismo de cualquier color (que tan fácilmente aflora), puede hacer tambalear a cualquiera de estas frágiles “patas”. ¿O no?

Muy recomendable la lectura completa de esta historia, que su autor desarrolla con un enfoque infrecuente que evidencia de manera amena y lúcida, la razón de ser de los cambios más cruciales que la Humanidad ha protagonizado en esos 150.000 últimos años.

Y siguiendo con lo mismo, queda claro que la clave del futuro es por tanto la Sabiduría.

Kaku insiste en ello cuando habla del Futuro de la Humanidad asegura que no es tarea fácil, y cita a Immanuel Kant:  “La ciencia es conocimiento organizado. La sabiduría es la vida organizada”; y a Isaac Asimov: “El aspecto más triste de la sociedad actual es que la ciencia es más rápida adquiriendo conocimientos que la sociedad adquiriendo sabiduría”.

Y sentencia: “A diferencia de la información, la sabiduría no puede dispensarse a través de un blog o un chats de Internet. Como estamos ahogándonos en un océano de información, en la sociedad moderna el bien más preciado es la sabiduría. Sin sabiduría ni perspicacia, estamos destinados a vagar sin rumbo ni objetivo, con un sentimiento hueco, después de que la novedad de una información ilimitada se desgasta.”

Y para terminar, a pesar de las dificultades y los riesgos señalados, nos plantea como destino obligatorio de la Humanidad, el convertirse en una “Civilización Planetaria”.

Aquí nos recuerda y desarrolla otros anteriores ensayos suyos (Ver Notas y enlaces abajo), en los que nos describe con una lógica incontestable la evolución del consumo de energía e información al que las  “civilizaciones” están obligadas. Y según ello las clasifica.

En estos días, nuestra civilización es Tipo 0, según la clasificación de Kardashev, por su nivel de manejo de la energía, o 0,7H según la de Carl Sagan, en función de la cantidad de información que controla.

En ambas escalas, queda mucho por recorrer. Apenas hemos comenzado a “mover al aguja”, aunque lo hayamos hecho muy rápidamente en los últimos siglos.

Sin embargo, hay otra nueva clasificación que se impone. Compatible con las otras. Es la clasificación según el manejo de la entropía. Y es que aunque podamos manejar cantidades inmensas de energía, la de las estrellas o la galáctica, hay que cuidarse de que esas mismas cantidades no nos ahoguen y destruyan. Las Leyes de la Termodinámica se imponen y la “Vida” nos da la lección y es que aunque se planteen dos tipos de civilización en cuanto al uso de la entropía:

  • Civilización conservadora de entropía.
  • Civilización derrochadora de entropía.

Sólo la primera es perdurable. La otra, está …. abocada al desastre.

Y es que tenemos que trasformarnos, de consumidores a conservadores…..

____

Nota:

Original the-physics-of-extraterrestria-civilizations-by-michio-kaku o en la web del autor.  y aquí su traducción al español La Física de las Civilizaciones Extraterrestres Michio Kaku

Publicado en Ciencia, Filosofía, Historia, Libros | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

La Cuarta Vía. La vida que mereces. Para novedad, los Clásicos.

Esto no es un post concienzudo, fruto de una más o menos larga investigación. En este caso me apetece comentar alguna conclusión tras la lectura del libro de  Álex Rovira y Pascual Olmos  “La vida que mereces” que me regaló mi cuñada por San José.

El subtitulo del libro es “La Cuarta Via para la realización personal en un entorno sostenible”. La-vida-que-mereces

Es un texto que se lee bien y su contenido no guarda sorpresas respecto a lo que se anuncia. Con contenido práctico, se enuncian entre las ideas, ejemplos concretos de lo que se puede (y debe) hacer. Os recomiendo visitar la web de Álex para más detalles e información complementaria.

Y es que entre las muchas buenas ideas que se comentan en torno a esa necesidad tan grande que tenemos como sociedad, de reencontrar el camino, el objetivo, el proyecto que nos da la razón de ser como Humanidad, casi terminando ya el libro, me encuentro con un párrafo que encierra toda una gran filosofía, la pieza clave de esa anunciada “Cuarta Via”. Una vieja filosofía, que debería recordar de mis textos de bachillerato, dónde debería haber estudiado más a Platón.

Y es que releyéndolo, el contenido es tan potente, que por si sólo contiene todo lo que hay hacer. Admirémonos una vez más del legado de nuestros “padres” de la Grecia clásica.

La regla de las tres “c”: Coherencia, Consistencia y Congruencia

 Y es que Platón ya lo dejó claro en su “Republica”, cuando hablaba de las Virtudes cardinales.

Un ciudadano sólo puede alcanzar la excelencia y la perfección, cultivando estas virtudes, a saber: la Sabiduría o Prudencia (el uso adecuado de los pensamientos), la Templanza (el uso adecuado de las emociones) y la Fortaleza (el uso adecuado de las acciones) y este conjunto armonioso trae como consecuencia la Justicia (la manifestación de la ética).

Estas son las cuatro virtudes cardinales, y su armonización la configuran las tres “c”.

Soy Coherente cuando hay buena sintonía entre lo que pienso y lo que hago. Armonía entre la Sabiduría y la Fortaleza.

Soy Consistente cuando sintoniza los que siento y lo que hago. Armonía entre la Templanza y la Fortaleza.

Soy Congruente cuando sintoniza lo que siento y lo que pienso. Armonía entre la Templanza y la Sabiduría.

Y estos comportamientos éticos, Coherencia, Consistencia y Congruencia, construyen la Justicia que anhelamos.

Y no os digo nada si encima lo hacemos con Constancia (¡ pero ya no serían sólo tres “c”!).

Para novedad, los clásicos.

Publicado en Filosofía, Historia, Libros | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Los bojes enclaustrados

En el claustro de la Catedral de Segovia existen cinco magníficos ejemplares de árboles de boj. Son centenarios. ¿Cual es su historia? Después de esbozar la historia del propio claustro, se propone una posible historia de estos bojes y se pide el reconocimiento de su valor y su protección adecuada.

————————————————————

Cloistered box trees
In the cloister of the Cathedral of Segovia (Spain), there are five gorgeous specimens of box trees (boxwood). These are centennials. What is their story? After outlining the story of the cloister itself, a possible story of these boxwoods it is proposed and calling for recognition of their value and their protection.

 ————————————————————

Cloîtrées buis
Dans le cloître de la Cathédrale de Ségovie (Espagne), il existe cinq spécimens magnifiques de arbres de buis. Ils sont centenaires. Quelle est leur histoire? Après avoir rappelé l’histoire du cloître lui-même, il est proposé une histoire possible de ces arbres de buis, et réclame à la reconnaissance de leur valeur et leur protection.

————————————————————

Árboles y Claustros.

¿Quién no ha oído hablar del Ciprés del claustro del monasterio de Silos, o simplemente del Ciprés de Silos (1)?, ¿Famoso verdad?. Pues los protagonistas de esta historia no deberían serlo menos, debiendo incluirse al igual que aquél en las relaciones de árboles singulares y/o monumentales.

Me refiero a los bojes de la catedral de Segovia, a los bojes del claustro de la catedral de Segovia.

El prado del Claustro en la actualidad. Bojes magníficos.

El prado del Claustro en la actualidad. Bojes magníficos.

¿Bojes? Es un término que, en general, por infrecuente, nos suena raro. Solemos hablar del “boj” como esa planta perenne y de reconocible olor, que frecuenta los jardines clásicos. Hablamos de “setos de boj” o de “esculturas vivas de boj”, pero ¿bojes?

Pues si, en este caso son bojes. Verdaderos y únicos árboles de boj, y….en un claustro segoviano.

La “dama” de las catedrales: La catedral de Segovia y su claustro.

La Santa Iglesia Catedral de Segovia se consagró en 1768 bajo la advocación de La Asunción de María y de San Frutos, después de más de casi dos siglos y medio de construcción. Leer más en: (Nota 2), (Nota 3) y (Nota 4). La última en estilo gótico, del parque nacional de catedrales, que reemplazó a otra anterior románica, la antigua catedral de Santa María (siglo XII) que en 1521 quedó dañada a consecuencia de la Guerra de las Comunidades, proponiendo Carlos I de España (V de Alemania) al cabildo la construcción de la nueva.

Vista aérea de la Catedral.de Segovia . Los bojes asoman desde elclaustro

Vista aérea de la Catedral.de Segovia . Los bojes asoman desde elclaustro

De la antigua, situada cerca del Alcázar, se trasladaron varios elementos entre los que destaca el Claustro, que era ya gótico, labrado para su primer emplazamiento entre 1463 y 1479, por orden del obispo Juan Arias Dávila, que encomendó al maestro bretón Juan Guas, y en cuya obra trabajaron también Juan de Ruesga, Antón Egas y Sebastián de Almonacid. Su desmontaje y reconstrucción en la nueva catedral, fue dirigida por Juan Campero entre 1558 y 1563, quedando definitivamente en el lugar que ocupa en la actualidad.

Son los claustros de casi todas nuestras catedrales góticas una peculiaridad hispana que dan no poco valor añadido a estos monumentales edificios religiosos. Según la denominación clásica se conforma en base a cuatro pandas (las galerías) entorno a un prado (el patio central o jardín) que se igualan en superficie. Ver (Nota 5).

Pues bien, es en el jardín, en el “prado” de este precioso claustro del siglo XV, lo más antiguo de la catedral, dónde nos sorprende la presencia de nuestros “bojes”, cinco magníficos ejemplares arbóreos de boj. Cinco centenarios árboles.

Es muy extraño encontrar ejemplares de boj con este porte (el que esto escribe, no lo ha conseguido después de muchas horas de búsqueda y consultas, solamente al parecer, algún ejemplar en el bosque británico de  Chequers que se cita en la nota 7),  y algún otro autor también lo comenta (Nota 14).

Esta especie es muy empleada en jardinería desde tiempos inmemoriales (hay constancia de su empleo por los romanos y griegos), existiendo ejemplares varias veces centenarios en destacados jardines por todo el mundo, pero de portes amoldados al capricho de los jardineros versados en el arte “topiario”. Si deben existir algunos pocos verdaderos árboles de estructura “natural” en contados bojedales silvestres en escondidos valles de las montañas pirenaicas y alpinas, hablando solo de Europa. En cualquier caso, estos ejemplares segovianos son excepcionales y son monumentales por doble razón, su porte y su entorno.

De boj, bojes y bojedales

El boj común (Buxus Sempervirens) es una planta de porte generalmente arbustivo y raramente como pequeño árbol, que según la bibliografía puede alcanzar entre los 8 y los 12 metros como máximo (se citan los 15 o 20 metros en la zona subtropical de su distribución). Su crecimiento es muy lento (del orden de 1 mm cada dos años en diámetro de su tronco), pudiendo alcanzar los 600 años (Ver nota 7).

Boj

Boj

El boj es muy apreciado por su dura y densa madera que no flota y es empleada desde tiempos remotos en el labrado de herramientas e instrumentos, pero sobre todo su reproducción por esquejes y su fácil moldeado por poda que soporta bien, fomentó su empleo en la construcción de setos y jardines. Gracias a esto su distribución de la mano del hombre es prácticamente mundial.

Originaria de Europa y Asia Menor, se encuentra de forma silvestre en la zona norte y oriental de la Península, en terrenos calcáreos.

Asi las cosas, podemos disfrutar de su particular aroma en multitud de los jardines de nuestras ciudades. En Madrid, por ejemplo en la Plaza de Oriente, o en el Parque del Retiro, en los jardines del Monasterio del Escorial, o llevarlo a casa en pequeñas macetas disponibles en todos los viveros.

Pero si queremos encontrarlo en su estado silvestre, nos costará bastante más. Por ejemplo en la Comunidad de Madrid no hay noticia de la existencia de bojeda alguna (Nota 8). Pero en otras comunidades, haberlas ¡haylas! (Nota 9).

Pero lo que es verdaderamente singular es contemplar ejemplares de casi 10 metros, ¡y nada menos que cinco de ellos juntos!

Y lo tenemos al alcance de la mano y en un entorno monumental. El claustro de la catedral de Segovia. Aquí lo tenemos. Dispuestos de una manera aparentemente irregular. En torno al pozo. Fruto probable de ¿algún canónigo caprichoso o de un celoso jardinero? Supervivientes de los años y las reformas. Salvados por su propio enclaustramiento (Nota 10).

La hipótesis

¿Cual es la historia de estos árboles?, ¿Alguién la conoce?

Probablemente no, no obstante si alguno de los que leéis esto, sabe algo al respecto, o puede aportar algún dato o pista, será muy bienvenido. Mientras tanto aquí tenéis una posible historia.

La historia posible…..avatares de un claustro.

Ya sabemos que nuestro claustro, después de su traslado piedra a piedra, a mediados del XVI, a su ubicación actual se mantuvo sin grandes cambios, olvidado por varios siglos. Esto es compatible con la tónica de lenta agonía, que la propia ciudad de Segovia, vivía durante ese tiempo, y que no comenzó a variar hasta bien entrado el siglo XVIII, en el cual precisamente se dieron por acabadas las principales obras de la construcción de esta tardía y última catedral “gótica”, consagrada finalmente como ya hemos dicho en 1768.

Pues bien, fue llegando a esa fecha, unos años antes, en 1763, cuando nuestro claustro necesitado ya de reparación y puesta a punto, llamaría la atención del Cabildo.

Claustro de la Catedral. Grabado 1843. Ventanales semicegagos

Claustro de la Catedral. Grabado 1843. Ventanales semicegagos

El obispo titular en aquella fecha Manuel Antonio Murillo Argaiz (1752-1765) lo suponemos en frecuente relación de años con la Reina madre, Doña Isabel de Farnesio, que hasta la muerte de Fernando VI en 1759, se había dedicado con pasión al diseño y construcción de los palacios de los reales sitios de San Ildefonso en la Granja y Riofrio, atrayendo y concentrando allí a grandes maestros de la construcción y la jardinería italianos y franceses (Nota 11).

La llegada al trono de España, de su hijo Carlos III, la llevaron a trasladar su residencia más cerca de Madrid (Nota 12), provocando la ralentización de las obras de los palacios segovianos, reduciendo la actividad de los maestros citados en aquellas obras durante esos años.

Es posible pensar entonces, que la confianza del prelado, le animara a solicitar de “su majestad”, el que aquellos afamados arquitectos, “echaran un vistazo” a ese claustro en riesgo de ruina para atender su reparación y puesta al día.

El caso es que, según nos cuenta José Miguel Mérino de Cáceres (Nota 5), el entonces Director de las obras del Palacio de Riofrío, el italiano Pedro Sermini (Nota 6), visitó por orden de la Reina Madre, el 25 de julio del citado año 1763, el claustro para proceder a su evaluación y siguiente actuación.

A pesar del origen italiano de Isabel de Farnesio, ella prefirió las modas francesas de jardinería, para su aplicación en los jardines de los palacios de La Granja, De cualquier forma el boj, era un elemento ampliamente empleado en todos los jardines “a la moda”, y como se puede comprobar, también se plantó con generosidad en los jardines de La Granja.

Aunque no encontramos referencia alguna al estado o reformas aplicadas en el prado de nuestro claustro en aquella fecha, no sería extraño pensar que, entre las especies con las que se resolviera nuestro jardín interior, en aquella reforma de 1763, se incluyera el boj como elemento de plena moda ¿verdad?

Pues ya los tenemos allí. Nuestros bojes en su lugar. Puede que fuesen inicialmente parte de un seto o se quisieran para formar algún macizo recortado…..no sabemos, pero esto justificaría su aparente posición “irregular”.

Si podemos afirmar que nuestros ejemplares de boj, fueron muy afortunados en su suerte. Esta podría haber sido su historia en los años siguientes.

Durante el reinado de Carlos III, que falleció en 1788, y el de su heredero Carlos IV, y hasta la Guerra de la Independencia en 1808, cabe suponer que nada malo perturbó la paz de nuestro claustro “ilustrado”. Y nuestros bojes con unos 45 años, ya podían tener un tamaño mediado, pudiendo no obstante, pasar desapercibidos en un hipotético prado poblado de otras varias especies de crecimiento más rápido.

Sabemos que la ocupación de Segovia por los franceses perduró durante toda la contienda hasta su fin en 1813. Es probable pensar que en este periodo nuestro prado no recibiera mucha atención.

Panda del claustro con dos ventanales semicegados- Finales siglo XIX

Panda del claustro con dos ventanales semicegados- Finales siglo XIX

Podemos también pensar que el cegamiento hasta media altura, de los ventanales del claustro que se llevó a cabo en la intervención de Sermini, favorecería un posible abandono del interior de prado, y a la vez el crecimiento no habitual, de los bojes en aquél entorno y su conservación, dado que desde las galerías no se facilitaba la visión del patio a los que por él deambulaban, como podemos observar en los grabados de la época.

No fue hasta 50 años después, continua Merino de Cáceres (Nota 4), cuando entre 1883 y 1884 el arquitecto municipal y diocesano Joaquín María de Odriozola, gran impulsor del nuevo ordenamiento de la ciudad, abrió parte de los ventanales cegados (las de la zona norte y de saliente), siguiendo el dictado de Enrique María de Repullés y Vargas, y reformó de nuevo el conjunto, salvándose de nuevo nuestros bojes protagonistas, además de otros ejemplares de varias especies, de los que ya tenemos constancia.

En estas fechas ya centenarios los bojes, con unos 120 años tendrían una altura estimada de unos dos metros y medio y un grueso de tronco de “sólo” unos 6 cm de diámetro. Nada llamativo para las especies más comúnmente empleadas, que son de más rápido crecimiento.

Un romántico viajero inglés

Es de unos pocos años después, entorno a 1890, cuando encontramos un primer testimonio gráfico y una referencia escrita de nuestro claustro y su contenido.

Se trata de un relato del viaje por España de un aventurero británico llamado Charles W. Wood “The Romance of Spain” editado en 1900 en Londres y que incluye un grabado del claustro y nos relata sus sensaciones ante la contemplación del mismo.

Podemos leer al completo este pasaje y disfrutar del grabado, en el documento que se anexa aquí (Nota 13).

Se menciona específicamente la existencia de “cipreses y otros árboles” en profusa pero agradable “maraña”.

Esta cita es particularmente importante porque, en nuestra opinión, corrobora nuestra hipótesis, del desarrollo de un jardín inicialmente planificado y cuidado, pero luego sometido a un cierto abandono de décadas, durante la mayor parte del siglo XIX que fue de transición decadente en Segovia.

Postales antiguas

Ya en el siglo pasado (Nota 15) , una antigua tarjeta postal de entorno a 1920 (Postal de Segovia. Nº 47 Catedral Patio del Claustro, Comercial Dolores Lazaro, Ed. Grafo Madrid) nos muestra claramente la supervivencia en aquella fecha de los citados cipreses, y otros árboles y “por fin” lo que podría ser una imagen de uno de nuestros bojes.

Postal 1920

Postal 1920

En el centro de esta imagen, delante de un ciprés y en línea con la puerta de acceso al prado, allí está claramente uno de nuestros ejemplares. Con una altura que podemos estimar en unos cuatro metros y diámetro de tronco todavía del orden de los 8-9 cm. de diámetro, compatible con los 150-160 años de edad.

Claustro Catedral Segovia Postal años 20

Claustro Catedral Segovia Postal años 20

El aspecto general del conjunto seguía manteniendo ese cierto “desorden” ornamental, similar al descrito por los viajeros británicos tres décadas antes.

Otra postal encontramos veinte años después (de 1940). Lamentablemente el ángulo de la foto sólo nos deja ver una zona bastante “rala” correspondiente a la esquina sur del patio, pero podemos observar con claridad los ventanales de las pandas sur y de poniente todavía sin “rasgar”, tal y como estaban todas desde que, presumiblemente se tapiaran así, en el siglo XVIII como arriba se ha dicho.

El Claustro en 1940 aproximadamente. Algunos Ventanales seguian semicegados.

El Claustro en 1940 aproximadamente. Algunos Ventanales seguian semicegados.

La falta de plantas en esta foto, nos inclina a pensar en la posibilidad de que en aquellos años se eliminara parte de la vegetación, dejando solamente los arbustos y árboles más desarrollados.

Tiempos de cambio y “crisis”. Hoy.

En fin, ya en la segunda mitad del siglo pasado, la mayor sensibilización por el cuidado del patrimonio histórico y artístico y la llegada del desarrollo y el despegue económico, hizo que se realizaran periódicamente, actuaciones de reparación y/o reestructuración en toda la catedral sin olvidarse del claustro, como muy bien describe el ya citado José Miguel Mérino de Cáceres y que podéis leer en su articulo “La remodelación del jardín claustral de la Catedral de Segovia” publicado en El Adelantado de Segovia y la Revista “Circular AEP 03_2011,(Asociación Española de Paisajistas) nº pagina 31, en junio de 2011. En este y alguna otra nota de prensa en relación con esta última reforma, llevada a cabo en ese mismo año, por fin, se citan como “monumentales” y “centenarios” a nuestros bojes protagonistas, que ahora se yerguen en solitario como única especie arbórea en el jardín.

Así “milagrosamente”, podemos decir que, estos árboles excepcionales han superado la prueba. En una reciente visita en febrero de 2013, damos fe de que los cinco ejemplares gozan de buena salud en su reformado entorno, alcanzan al menos los 10 metros por unos 20-25 cm de diámetro, compatible con los al menos 250 años que deben tener.

El Claustro en julio de 2012

El Claustro en julio de 2012

Ahora, sólo es necesario que, después de un estudio riguroso, a llevar a cabo por especialistas botánicos, se recoja y documente en cuantos catálogos e inventarios de árboles singulares y dignos de especial protección sea preciso, para asegurar su supervivencia durante unos cuantos siglos más…(¡y nosotros que lo veamos!).

————–

Notas

(1) El Ciprés de Silos tiene alrededor de 130 años y saltó a la fama gracias al soneto que le dedico el poeta Gerardo Diego a raíz de una visita al Monasterio en 1924.
(2) “La Catedral de Segovia” – Jose Antonio Ruiz Hernando.
(3) “La Catedral de Segovia en el Barroco” – Jose Antonio Ruiz Hernando.
(4) “Las Gárgolas de la Catedral de Segovia” Bonifacio Bartolomé Herrero y Carlos Sánchez Diez. Estudios Segovianos nº 108 año 2008, paginas 205 a 239. En la figura C de la pagina 224 se apuntan nuestros bojes sobre los aleros del claustro.
(5) “La Remodelación del jardín claustral de la Catedral de Segovia” José Miguel Merino de Cáceres, Catedrático de Historia de la Arquitectura de la E.T.S de Arquitectura de Madrid, publicado en El Adelantado de Segovia en dos entregas (1) (2) y en la Revista “Circular AEP” (3), (Asociación Española de Paisajistas) nº 03_2011, pagina 31 y siguientes, en junio de 2011
(6) Sobre el Palacio de Riofrío y Pedro Sermini http://www.museodelprado.es/enciclopedia/enciclopedia-on-line/voz/riofrio-palacio-real-de/
(7) Ver más en
http://www.etnobotania.com/2012/11/boj.html
http://www.ambiente-ecologico.com/ediciones/074-09-2000/074-miguel-uceda.html
y en Gran Bretaña (http://gabrielhemery.com/tag/buxus/) este singular bojedal (en la residencia campestre del primer ministro británico en Chequers ) es el único encontrado con especímenes comparables a los del claustro y de edad similar.
(8) “Madrid Verde” Jesús Izco. Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación- Comunidad de Madrid. IEAPA 1984. Páginas 265,266.
(9) Noticia de Bojedas
En Jaén
http://www.sierrasdecazorlaseguraylasvillas.es/index.php?option=com_sobi2&sobi2Task=sobi2Details&catid=62&sobi2Id=609&Itemid=192
http://www.biolveg.uma.es/abm/Volumenes/vol21/21_Torres.pdf
En Valencia
http://foro.tiempo.com/curiosa-bojeda-relictica-t129967.0.html
Navarra y más
http://www.biodiversidad.navarra.es/Habitat.aspx?id=5110&lg=es
http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/temas/red-natura-2000/0904712280029340_tcm7-24255.pdf
http://www.misescapadaspornavarra.com/265-unzue-alaitz-carrascal-sendero-micologico-unzue-pena-unzue-echague-roble-pena-abrigo-monte-artatxu.html
Bojedal del Berguedá (Cataluña)
http://www.terra.org/bosques-singulares_2608.html
Bojedal del Suel de la Selba,(Pineta)
http://www.antoniocardiel.com/?paged=2
En Soria. El “Cañón del boj” entre el Cañón del Río Lobos, La Fuentona y el Sabinar de Calatañazor
http://www.tierrasdelcid.es/7_3_d.php
Un ejemplar singular de 7 metros en Broto.
http://pirineosordesa.com/index.php/ordesa-menu/flora-fauna-ordesa/flora-ordesa/195-arboles-monumentales-ordesa-broto
(10) Jardin Claustro Catedral de Segovia Segovia Segovia Viajes y visitas virtuales Aquí puedes disfrutar un rato con todos los detalles de cómo estaba el claustro hasta la reforma de 2011.
(11) El Sitio Real de Riofrio “Historia de un proyecto cortesano en la España del S. XVIII” Tomo I, Tesis Doctoral. Juan Francisco Hernando Cordero, León 2008. Universidad de León, Facultad de Filosofía y Letras.
(12) El Entorno de Segovia en la historia de la dinastía Borbón – Juan Ramón Aparicio González de Alejandro – Google Books, Aulas de Verano. Instituo Superior de Formación del Profesorado. Mº de Educación, Cultura y Deporte. 2004. Pagina 84.
(13) Extracto del libro “The Romance of Spain” por Charles W. Word editado en 1900 en Londres en relación con el Claustro de la Catedral de Segovia. Incluye referencias adicionales sobre el autor.
(14) Ramón Morales del Real Jardín Botánico, CSIC. Escribe en Anales Cervantinos Vol XXXVII, pp 267-295, 2005 el  “Glosario de alusiones a vegetales en las obras completas de Cervantes” . Cuando se refiere al boj en la pagina 275, habla de los “notables” bojes del Claustro. http://analescervantinos.revistas.csic.es/index.php/analescervantinos/article/download/83/84
El mismo junto con Manuel Pardo de Santayana, escriben un articulo en el libro “Paraíso Cerrado, Jardín abierto” con otros autores . En él citan los bojes del claustro de Segovia como  ¡los más grandes nunca vistos!  “Vegetales y vida simbólica  algunos ejemplos que perviven”  Manuel Pardo de Santayana y Ramón Morales  paginas 321 a 340 (la cita en la 333). http://www.academia.edu/1077466/Vegetales_y_vida_simbolica_algunos_ejemplos_que_perviven
(15) Ver estupenda colección de fotografías de Josep Salvany  (Biblioteca Nacional de Cataluña) de su visita a Segovia en 1915, entre las que hay varias en el Claustro, publicadas en el recomendable blog Arqueologia de Imagenes
Publicado en Arqueología, Botanica, Historia, Libros, Personajes Españoles | Etiquetado , , , | 10 comentarios