Historia de una Maestra

Hace algún tiempo, leyendo con mi madre el libro de Josefina Aldecoa, “Historia de una Maestra” (1990), que le había prestado su vecina, no pude dejar de hacerme a la idea de que una situación similar fue la que tuvo que vivir nuestra abuela Gertrudis en su experiencia como maestra en La Línea de la Concepción (Cádiz), en los años 30 del siglo pasado.

Al igual que Gabriela, la protagonista de la novela, nuestra abuela Gertrudis ya era maestra nacional en ejercicio cuando la República se proclamó en el año 31, y sin duda tuvo que vivir todo el dinamismo de las nuevas iniciativas que nacieron en torno a la enseñanza y los maestros: el asunto de las misiones pedagógicas, la subida de salarios de los maestros,…. de la misma manera que tan acertadamente describe Aldecoa en su novela.

Gertrudis Ríos Marín (1901-1936) y sus alumnos en La Línea en 1935-36

Aunque su formación inicial, en la Escuela Normal de Maestras de Sevilla, en la que obtuvo el título de Maestra de Primera Enseñanza en 1923 a la edad de 21 años, seguramente sería de “corte clásico” (no es muy creíble el modelo presentado en la “Escuela de Señoritas” de la serie de televisión “La otra Mirada” ), quiero pensar que su juventud y carácter, la llevarían pronto a buscar innovaciones y experimentarlas en las aulas, en línea con las ideas de la “Institución Libre de Enseñanza” con la que sintonizaría.

Sin duda, Gertrudis se implicó en la defensa de esas nuevas corrientes pedagógicas y eso le hizo participar, asumiendo responsabilidades y sindicándose en la Federación Española de Trabajadores de Enseñanza (FETE).

Imagino -ya que ellos nunca pudieron contármelo- lo que tuvieron que experimentar nuestros abuelos. Las conversaciones que mantendrían entre ellos, Gertrudis y Ramón, tras la jornada laboral de cada uno, sobre los sucesos y novedades que la nueva República y la situación del país, cambiante día a día en aquel frenético primer lustro de los años 30 en España (y en el mundo).

Quiero pensar que ellos, siendo estudiados, tendrían una buena relación social, un buen círculo de amigos y amistades con las que además compartían la misma forma de pensar. Quiero pensar igualmente que, en los salones y tertulias de los casinos de La Línea que frecuentaban, según aún nos cuenta la tía Portala, en ocasiones participarían en debates apasionados en defensa de las nuevas corrientes educativas y sobre las medidas y actuaciones que la joven República debería tomar.

Y eso! poco a poco, tuvo que ir fraguando de ellos, entre sus convecinos linenses una imagen de personas liberales, modernas y abiertas seguramente contestada por los potentados conservadores y el clero del lugar…

¡Todo esto, me lo imagino…. pero no lo sé!

Anuncios
Publicado en Familia, Historia, Libros | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Caballas y Escombreras…

Siempre me ha intrigado el origen y la evolución de las palabras. La etimología es la disciplina que lo estudia.

Hechos históricos de relevancia dejan su huella en nuestro vocabulario, lo cual no suele ser difícil demostrar, pero es muy curioso comprobar que también lo hacen y quizás no con menor frecuencia otro hechos, en apariencia banales.

Todos sabemos el significado en español de la palabra “escombro”. El escombro o los escombros son esos restos inútiles que se producen en la construcción o en la demolición de las edificaciones.

Pero también tiene otro significado con origen más antiguo y que aún reza en el diccionario y posiblemente se emplee todavía por algún veterano pescador mediterráneo. Es el nombre de la caballa (Scomber Scombrus).

caballa

Escombro o caballa (Scomber scombro)

La caballa y muchos otros peces similares como el estornino (Scomber Japonicus) e incluso la melva, la japuta, el bonito y el atún pertenecen a la familia de los Escómbridos (Scombridæ) peces del orden Perciformes y suborden Escombroideo (Scombroidei) formado por al menos 55 especies.

Pero quedémonos con la raíz latina común “scombr”. Raíz que viene del griego “σκόμβρο” según encontramos en los diccionarios y que significa también “caballa”.

Como complemento, digamos que en otras lenguas romance la caballa es “sgombro” en italiano, “cavala” en portugués, pero “maquereau” en francés más influenciado en este caso por el “mackerel” inglés o el alemán “makrele”.

Dejemos aquí la pescadería, por un momento… y retornemos a la escombrera.

En nuestra costa mediterránea, muy cerca de Cartagena, existe un paraje que se llama Escombreras con una isla de igual nombre. Ahora es un enclave industrial, dominado por refinerías y centrales térmicas, hace algún tiempo fue también zona minera y aunque parezca imposible un vergel de huertas y siempre poblado de pescadores. No dejéis de leer su interesante historia en el trabajo de Isidro Ginés Conesa López “Escombreras, Recuerdos de un pueblo desaparecido”

Escombreras es al menos tan antigua como la propia Cartagena (Cartago Nova). Y su isla fue ya nombrada por los griegos como Escombraria (que sería “lugar de escombros”) e incluso parece que allí se construyó un templo a Heracles.

Escombreras

La isla de Escombreras antes de la ampliación de las instalaciones portuarias. (foto Wikipedia)

En este lugar de escombros (¡de caballas!) se han encontrado también restos de fábricas del preciado “garum”, el garo cuya definición en el diccionario de la RAE, al menos hasta su edición vigésima, (ver aquí la de la última) se completaba con una última frase en su primera acepción: “…de ciertos pescados; como el escombro, el escaro y el salmonete.”

Sin duda en Escombreras había muchas caballas, lo que le determinó su topónimo. Y parece que el garum más caro del imperio el “garum sociorum” era precisamente la especialidad del lugar.

Parémonos ahora en el origen y el significado más al uso, del término escombrera y el verbo escombrar.

Escombrera : f. Conjunto de escombros o desechos./ f. Sitio donde se echan los escombros.

Escombrar: 1. tr. Desembarazar de escombros un lugar para dejarlo llano, claro y despejado./ 2. tr. Desembarazar, limpiar.

Evidenciaremos rápidamente que la etimología es confusa y ambigua. Así los trabajos más extensos optan por dejar abiertos varios caminos.

Escombrera: De escombro (1) y éste de escombrar (Escombrar: Del lat. vulg. *excomborāre). Diferenciándose del “escombro (2)” que es del lat. scomber, -bri, y este del gr. σκόμβρος skómbros, nuestra “caballa”, como ya hemos visto.

Excomborare tiene también su problemática. Es “sacar estorbos” y puede derivar del ¿celta? “comboros” amontonamiento u obstáculo. En esta línea directamente se alude a las acumulaciones de residuos inertes de obras, demoliciones o de la minería.

Pero también se apunta que pudiera ser formado del latín “comburere” con el significado de quemar o abrasar, que nos atrevemos a pensar como erróneo. Y también encontramos la procedencia del latín “excumulare”, desamontonar, quitar los montones hechos, que veremos es más acertada.

¿Cómo derivaron esos mismos latines en otras lenguas romances? ¿Cómo se dice escombro y escombrar en francés, italiano, etc..?. Porque podríamos pensar que las palabras equivalentes hubiesen derivado de la misma raíz. Esto es lo que hemos encontrado: en francés: décombres y decombrer (vamos bien), en italiano, muriccia, rottame o maceríe (reservándose siempre “sgombero, o sgombro y scombro” para nuestra caballa), pero existe el verbo sgombrare o sgomberare para liberar, limpiar o evacuar un lugar de cosas o personas, con el mismo origen que nuestro escombrar. En conclusión, los términos franceses e italianos y el español, están claramente ligados, pudiendo derivar uno del otro, y los tres del latín cumulus y cumbrus o combrus. E igualmente también comborare (aunque nada encontramos de esta palabra) y de ahí con el prefijo “ex” (que aquí significaría “de”, es decir del-monton, o del-amontonamiento) vendría el ya mencionado excomborare.

Curioso es el significado de la acción que el verbo escombrar, nos describe que es siempre la de limpiar, o retirar elementos para dejar un lugar despejado o limpio (de escombros). Lo que hace inútil la adicción del prefijo “des-”  y por tanto redundante en “desescombrar”.

En definitiva, la propuesta de los estudiosos parece inclinarse a que, el escombro, la escombrera y la acción de escombrar, en sus significados actualmente más empleados provienen de otros latines (excomborare, excumulare,…) y no del griego skómbros. Y esto aunque nos extraña, podría quedar así…, pero es que “Escombreras existe”, y ya hemos visto su relación directa con la especie de escombrido de nuestra historia y el garum romano.

Por lo que en conclusión también podría ser éste otro el origen de estas palabras. Por la abundancia de caballas en la isla del templo de Heracles, ésta se ganó la denominación de Escombraria. Y de aquí, algunos se atreven a deducir (y yo con ellos) que pudiera ser que de la abundancia del pescado y su acumulación y amontonamiento, en torno a las fábricas de la famosa salsa, se terminara acuñando el término y el verbo asociado. Y que desde allí, se expandiera su uso.

En apoyo de esta idea, en la misma provincia murciana, curiosamente también se aplica escombro al pedúnculo que se desecha al preparar el pimiento seco, y en general en el procesado de los racimos de las uvas pasas a las pequeñas y desmedradas que se desechan.

Publicado en Arqueología, Etimología, Filosofía, Historia | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

Cifras y fechas…

Esta semana del mes de julio, tiene en casa siempre un significado especial…

Y en este 2018, algo más aún por una cuestión de números.

Los guarismos de marras son el 60, el 35 y el 45.

Pensativo me quedé hace un par de días, cuando mi madre, que en un mes más alcanzará los 86, me plantó un sentido beso mañanero junto con su felicitación. Y es que, pocos son (al menos en mi familia, ¡hasta ahora!) los afortunados con con mi edad, pueden recibir la felicitación de tu madre el día de su paso al grupo de los sexagenarios.
Sin duda fue uno de los mejores momentos de ese día, en el recibí el cariño de muchos familiares y amigos.
257BC062-8CC9-460B-B969-382E7F8269C0

El sobre regalo de cumpleaños…

Fortuna. Creo que es la palabra. Cumplir años juntos y bienavenidos, es una fortuna.

Y 35 años no esta mal… Caeré en el tópico de decir que han pasado volando…
Sin duda se trata de una limitación más de nuestro cerebro, que por incapacidad descarta los recuerdos para dejar espacio libre para “vivir el ahora” y eso nos hace sentir que todo pasa en un “plisplas”, visto y no visto.

Pero en tantos años cabe de todo. Y cuando puedes seguir disfrutando de la compañía en pareja, y comentar lo vivido juntos, siempre descubres nuevos matices de esto y aquello que hicimos, disfrutamos o sufrimos.

Hoy por hoy, me quedo con la pasión del encuentro o del reencuentro. Y hablo de la ternura del abrazo y de la caricia. La que podemos darnos cualesquiera en cuanto la circunstancia lo facilite. La que nos puede ruborizar, poniéndonos la carne de gallina, pero nunca nos escandaliza ni preocupa a nadie.

Si sé que me repito, pero es ¡la edad!. Espero que sepáis aguantar mis “batallitas” como corresponde a lo que sois: lectores educados y pacientes…
¡Y es que no lo puedo evitar, y no quiero!

Cada vez que veo una película en la que la ternura, el cariño, el embeleso o la pasión … domina la escena, me emociono. Y la lagrima, surge…

Y me gusta volver a ver a mis amigos… reunirlos, recordar juntos aunque sea por breve tiempo, aquellas aventuras de hace años… y sentir reforzada una amistad que, aparentemente latente, sigue ahí, fuerte y “siempre alerta”.
No es fácil, pero perseverando se consigue. Ya comenté en otra entrada que soy scout, y que tuve la gran suerte de participar en la fundación de uno de los grupos scouts, hoy más veterano de Madrid, el Grupo San Pablo. Desde 1973, cumpliendo ya 45 años.
B4B3078A-527A-400D-9CCB-766D069A0444

Encuentro “viajas glorias” del San Pablo el 29 de junio 2018

Y como particular celebración hace casi un mes, nos reencontramos unos pocos. Los agustinos Benito Mediavilla, Vicente Martín, Jesús Torres y Jose María Martín y otras “viejas glorias” Marijan y Mojca Magister, Miguel Angel Díaz, Jose María Menendez, mi hermano Juan Javier y mi mujer Paloma. Todos viejos scouts que conservan muy joven su espíritu explorador.
Por supuesto que echamos de menos a muchos otros, con los que si bien no físicamente, si los sentimos entonces en ese “…mismo corazón (que) nos une en apretado lazo que nunca dice adiós…” que reza la canción de despedida scout.
Publicado en Familia, Filosofía, Scouts | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Plenitud: Hechizo y Contacto

Plenitud, según el diccionario: 1. f. Totalidad, integridad o cualidad de pleno./ 2. f. Apogeo, momento álgido o culminante de algo.

En esa línea, yo hablaría de “sensación de plenitud”. Ese estado en el que no se puede pedir más…. ¡sólo que se prolongue!

Ese estado o sensación de completo bienestar será sin duda “solo” la fórmula magistral, de la combinación de hormonas endorfinas liberada al torrente sanguíneo…

Pero sea lo que sea, es de eso de lo que quiero hablar aquí, y concretamente de dos situaciones en las que se puede alcanzar.

Varias son las formas en las que se incentiva la liberación de endorfinas, básicamente comiendo (ciertos alimentos más que otros), haciendo ejercicio (cuanto más… mejor) y relacionándonos. Esta última manera no engorda ni te puede lesionar, y desde luego tiene poco riesgo de efectos secundarios (¡aunque no cero!).

Entrando en materia, podría haber titulado esta parrafada simplemente: Hechizo… y contacto.

Hechizo

1. m. Atracción misteriosa e irresistible que producen sobre alguien los encantos de una persona o de una cosa.

Hechizo, embrujo, embelesamiento, arrobo, … O en términos, quizás, más técnicos : sintonía…, sincronía…

Es esa sensación que raras veces, pero algunas veces en nuestra vida nos alcanza, sucede, ocurre… de forma no planificada.

Miradas hechizantes... 1993

Hechizo: No dejéis de mirar “esas miradas”…

Quizás sea necesario estar un poco “achispado” (¡ o no !) pero… a veces, ésas veces, te encuentras con una persona con la que desde un primer instante tienes una sensación, en la relación, que es singular, como… más fácil, agradable, sintonizada,… y con la clara impresión de que es una situación bidireccional, … que es una sensación compartida, y eso sin necesidad de mediar palabra al respecto.

Aquella camarera que nos atendió en el restaurante, el compañero del grupo de trabajo en aquél curso, o la chavala con la cruzamos y mantuvimos la mirada en el vagón de metro durante cuatro estaciones … (¡y no te atreviste a seguir!)

Quizás dure solo un rato…. pero … ¡ a lo mejor no ! Es un “hechizo”.

En la mayoría de los casos nunca lo sabremos…. pues seguramente nunca tendremos una nueva ocasión de encuentro.

Pero…

¿Y si esa nueva ocasión se da? ¿Volveríamos a sentirnos “sintonizados”?

De cualquier manera es una experiencia muy gratificante… de plenitud grande.

Un “subidón”.

¿Cuando la próxima?

Contacto

Y siguiendo con lo mismo, otra forma de relacionarnos es mediante el contacto, la proximidad física, el abrazo…. algo que en la actualidad, en general nos asusta e incluso atemoriza.

Pero es importante, muy importante que nos toquemos, que nos abracemos… que abracemos mucho más…

Abrazo

Y para cuidar la reputación “intelectual” de este blog…😉😉, dejo aquí dos referencias cinematográficas relacionadas.

En una de las últimas escenas de la película “Soldados de Salamina” dirigida por David Trueba (sobre la novela de Javier Cercas) en 2003, el personaje del viejo soldado republicano que interpreta el actor Joan Dalmau, al despedirse de la escritora, que interpreta Ariadna Gil, en la residencia de ancianos, le pide inesperadamente que le abraze, diciéndole que ¡“hace más de 30 años que nadie me abraza” !

También quiero citar otra película española de ese mismo año 2003, igualmente basada en una novela previa “La luz prodigiosa” dirigida por Miguel Hermoso en la que el protagonista, ya mayor, interpretado por el actor Alfredo Landa manifiesta igualmente el cariño hacia el anciano mendigo y demente, que Nino Manfredi representa, sin evitar el contacto humano, tan necesario, tan reparador.

Ambas son interesantes películas, que vi recientemente y que me hicieron valorar lo importante y fácil que es sentirse “pleno” cuando abrazamos o tomamos la mano o echamos el brazo por encima de las personas, y con ellas, con las que nos relacionamos, familiares, amigos, compañeros…

No dejemos de abrazarnos… y ¡hagámonos activistas!

Publicado en Familia, Filosofía | Etiquetado , , | 3 comentarios

Tolerancia…

“Tolerancia”… palabra de moda cuando va seguida del cardinal “cero”.

Pero precisamente no quiero hablar ahora de esa “tolerancia cero”, que se reclama para aplicar en el juicio de tantos nefastos acontecimientos, demasiado frecuentes en nuestro tiempo. Mas bien quisiera, simplemente dejar unas reflexiones al respectoo (¡disculpad mi osadia!).

Tolerancia es el margen de holgura en el que los artefactos pueden operar adecuadamente, o los seres biológicos se desenvuelven sin mayores problemas….
Tolerancia es, en ingeniería y diseño, el margen de error admisible en la fabricación de un producto, o la capacidad de un sistema de seguir en funcionamiento aún en caso de producirse algún fallo….
En términos sociales, tolerancia es el respeto hacia las ideas, preferencia, forma de pensamiento crítico, o comportamientos de las demás personas.
5B3951F4-E6CD-49EC-BDDC-33958DF950D0

“La contemplación del paisaje nos anima a la práctica de la tolerancia”

¡… tolerancia es respeto…, respeto es … convivencia!

El respeto permite la convivencia entre las personas.

Las diferencias de las personas en el campo de las ideas y el comportamiento, son las que la Tolerancia calibra.

Es un aprendizaje continuo que hay que mantener y ejercitar.

La heterogeneidad es el caldo de cultivo en donde la tolerancia se ejercita y madura.
Por contra, la uniformidad, la homogeneidad, oxida la tolerancia y dificulta el respeto de lo diferente.

Como en los sistemas vivos, la biodiversidad asegura la supervivencia y aumenta los niveles defensivos, la tolerancia, ante los cambios del entorno. Igualmente la diversidad, la diferenciación social, las ideas y comportamientos heterogéneos expresados en un ambiente tolerante es un vector de fortaleza social.

Pero…

La expresión de la tolerancia es un “rango”. Un margen, un segmento expresado entre límites, entre extremos.
Esos límites, esos extremos determinan el “juego”… las reglas del juego. Reglas que se pueden variar, cambiar, pactar, acordar… aceptar,… o imponer…
Un rango estrecho será limitador, empobrecedor… individualista, generador de soledades…
Un rango ancho en exceso, quizás sea dificultoso, contradictorio, imposible o utópico,
Como siempre la virtud será encontrar un rango idóneo que permita maximizar el éxito social.
Tolerancia personal de cada uno… biunivoca, pero no imprescindiblemente simétrica.
Sin embargo hay limites que no se deben rebasar…
Así llegamos al planteamiento de la “Paradoja de la tolerancia” como la definió el filosofo Karl R. Popper (1902-1944),  en su obra “La Sociedad abierta y sus enemigos”.
B50A266C-F00F-4ED1-B8EB-5153C807ABFA

La paradoja de la Tolerancia. De la web pictoline.com 

“…La tolerancia ilimitada debe conducir a la desaparición de la tolerancia. Si extendemos la tolerancia ilimitada aun a aquellos que son intolerantes; si no nos hallamos preparados para defender una sociedad tolerante contra las tropelías de los intolerantes, el resultado será la destrucción de los tolerantes y, junto como ellos, de la tolerancia…”
Practiquemos la tolerancia…

Publicado en Filosofía, Historia | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Ramón, Gertrudis y Jose Manuel

Justamente hoy 4 de abril, hubiera cumplido 90 años mi padre Jose Manuel, pero no pudo ser…

Como tantas cosas en la vida, tenemos que conformarnos con la rememoración y el recuerdo. con lo que pudo ser pero finalmente no ocurrió.

Abuelos y JManuel La Línea?

Gertrudis, Ramón y su hijo Jose Manuel Iglesia Ríos un día de fiesta. Entre 1934-36

Y demasiadas veces casi ni esto conseguimos…

Es el caso de tantos olvidados y “ocultados” de la historia.

Y entre ellos, estaban mis abuelos, los padres de Jose Manuel, fusilados en agosto de 1936 que quedó huérfano y al cuidado de nuestra Tía Portala y sus hermanos que entonces sólo tenía 20 años.

Pero, en feliz coincidencia con esta fecha, ya tenemos disponible una reseña bibliográfica de ambos, gracias a la colaboración de Manuel Almisas Albéndiz (Rota, 1958), investigador incansable de la historia  de la primera mitad del siglo XX en Andalucía y en Cádiz particular. Con su trabajo se han recuperado los nombres de Gertrudis y Ramón para la larga lista de desaparecidos durante la Guerra Civil, y parte de los hechos que acaecieron.

Los tenéis en los siguientes enlaces (*) de todoslosnombres.org y hablomujeres.blogspot.com.es

Es un importante primer gran paso para continuar recuperando el recuerdo de Ramón y Gertrudis.

——–

(*) Quiero expresar mi especial agradecimiento a Manuel Almisas y a la organización de “Todos los nombres” por su trabajo y la publicación de la reseña bilbiografica.

Publicado en Familia, Historia | Etiquetado , , , , , | 6 comentarios

Aritmética de la edad

Es que me gusta ese título… pero realmente lo que quiero publicar es que mi tía Portala, Catalina le dicen en la residencia, este 31 de marzo de 2018, ¡cumple 102 años!

Y es que no todos los días uno puede presumir de tener un familiar que cumple esos años, .. y aunque siento pudor por ello, en cierto modo me creo obligado a comentarlo.

Ella sigue siendo la misma que describíamos hace un par de años. Mantiene su carácter fuerte, que no reprime cuando no entiende lo que se le dice o se le molesta más de la cuenta, y su alegría fácil que la anima a cantar contigo en cuanto se lo propones.

BD5BDBA4-ECF0-4C4E-831F-EC9C52DFE880

Portala y Encarnita Mayo 2017

De su ceguera casi completa ya ni se acuerda ni casi lo comenta. Pareciera como si lo hubiera sido -ciega- toda la vida.

Vida, la suya, que recuerda vívidamente, sólo a retazos. Periodos temporales que, cuando se le invocan, parece que los viviera de nuevo en el momento actual. Y se pregunta ¿Dónde está mi madre? ¿Y mis hermanas?… y sólo al cabo de un rato, en contadas ocasiones .. ¿se fueron?…

Y es que la ceguera, la silla de ruedas … y la soledad, la ciega soledad y el aislamiento que provoca un día tras otro, sólo interrumpido por la actuación de las cuidadoras y enfermeras, diligente, profesional y cariñosa, pero forzada por la rutina que impone la disciplina de una residencia de ancianos dependientes.

A pesar de todo ello, son sólo buenas emociones las que ella, siempre nos transmite… ¡Cuanto me gusta que vengáis a verme!, ¡Yo estoy bien!, ¿A mi? ¡No me duele nada!…

Me gusta besarla, acariciarla y tomarle las manos…. es mi tía Portala.

Las edades de la vida.
Las tenemos establecidas: infancia (de 0 a 4, mi nieto pequeño), niñez (5 a 10, mi nieto mayor), pubertad (10 a 14 mi sobrina menor), adolescencia (14 a 21, su hermana). adultez (21 a 55, mis hijos -¡quién lo diría!-), vejez (56 a 70, ¡nosotro ya!) y ancianidad (desde los 70… ellas…), son “las habituales”, pero tal y como parece que va la cosa habrá que ir pensando en alguna más .. que comprenda un nuevo último periodo quizás desde los 95 … en el que la una mayor y casi completa dependencia (en lo físico) sea la característica más destacada.
O quizás sea mucho mejor rehacer al completo esta clasificación y definir una nueva “aritmética de la edad”.

 

 

Publicado en Historia | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Vida y color

¿Filosofía?, o ¿filosofía y vida, o filosofía de la vida? O ¿vida? Cualquiera de estos nombres podía haber titulado este juego de palabras, pero me venció el recuerdo de aquella colección de cromos de la infancia.

De joven leí “Un mundo feliz”, la famosa novela de Aldous Huxley. Es ciencia ficción…. ¡todavía!

Mis nietos son como una esponja, todo lo aprenden rápido y lo incorporan a su acervo. Sus capacidades de observación y de asombro son fabulosas.

Algunos seres humanos ya maduros, somos muy afortunados. Hemos tenido acceso al conocimiento y mantenemos parte de nuestra capacidad de asombro inicial.

Los seres vivos estamos programados. Todos.

Según la “ley de la evolución”, nuestros genes mandan.

La diferencia entre evolución y revolución es sólo una letra.

Parece que el código del “programa” de los humanos permite “tomar conciencia”. Si lo ha permitido la “ley de la evolución”,….debería ser una ventaja.

66013788-02DC-4D88-A719-FFFB384B923C

Universo. (La Republica EC)

Y nos preguntamos…
Y cuando el entorno nos lo permite, pensamos, razonamos y tomamos conciencia.
Y nos asombramos….

¡El Cosmos es una pasada!.

Y qué decir del átomo y sus mundos de partículas variadas.

828F4E6A-07D3-4FD1-8871-F7A939698E4E

Pinturas rupestres (Panel Lascaux)

¡Qué grande la Historia!

La Historia de los humanos. Un minúsculo lapsus de tiempo de una “especie” en un insignificante planeta….

 

Conciencia de la vida… Vida consciente.

Celebración.

Publicado en Ciencia, Filosofía, Historia, Libros, Uncategorized | 4 comentarios

De ficciones intersubjetivas, consciencia, algoritmos e inteligencia artificial (y de la otra…)

 

Reflexiones tras la lectura de Sapiens y Homo Deus

En una línea similar a otras lecturas anteriormente comentadas e igualmente recomendables, ahora complemento aquellas reflexiones con éstas otras que, en mi opinión, presentan una interesante convergencia.

Sapiens, el éxito de la colaboración flexible en el marco de las ficciones aceptadas.

El historiador israelí Yuval Noah Harari, desarrolla con gran acierto en su ensayo “Sapiens: De animales a dioses, Una breve historia de la Humanidad” 2014 Ed. Debate, su teoría sobre el éxito de la especie humana en el mundo en el que vivimos.

59B918D4-EBC3-429B-97DD-FF5FB327B99EDe forma amena y con una lógica contundente desde la primera página, nos va contando el desarrollo y la evolución de la especie humana, de los homo sapiens, desde principio de los tiempos hasta el momento actual.

Sin tapujos y con un lenguaje atrevido y directo, nos relata los hechos biológicos e históricos de la evolución de nuestra especie a lo largo de los siglos. Planteándose las cuestiones cruciales que nos diferencian del resto de especies con las que compartimos nuestro hábitat terrestre.

La conclusión es clara e indiscutible. Nuestra enorme capacidad para cooperar de manera flexible es la clave del éxito.
Nos explica cómo desde el principio, la aceptación de los mitos compartidos, nos permiten cooperar.
Es la aceptación de la “ficción intersubjetiva” que los grupos humanos se han dado a lo largo de la historia, la que ha permitido el avance de la humanidad alcanzando el estadio actual.
Los “sapiens” lo hicieron, diferenciándose así del resto de los primates, y lo seguimos haciendo en todo instante. (Ahora, en este momento, tu, el lector de este blog, y yo de manera diferida cuando escribia esto, con la intención de compartirlo contigo, lo estamos haciendo también,…. ¡cooperar!).
Homo Deus, el futuro que se está preparando…
En la misma línea, su segundo libro Homo Deus, “Una breve historia del porvenir”, 2016, Ed. Debate, continua desarrollando lo que podrá ser el futuro próximo.
8689EBC4-B8D5-47BC-A5C1-3F07991F19ADCentrándose en los avances de la ciencia y la tecnología que nos llevan directamente a conseguir pronto la “amortalidad” y la inmortalidad, y advirtiendo de la problemática de su “reparto social” o de la más cercana e inevitable transformación del mundo laboral como lo conocemos, debido a la escasez creciente de puestos de trabajo, etc. ; el conocimiento de la naturaleza bioquímica de las sensaciones y emociones y de la organización y funcionamiento de la mente,….; y los avances de la inteligencia artificial y el procesamiento masivo de grandes cantidades de datos con muy potentes máquinas algorítmicas, el autor nos va llevando a la tesis de la inmediata supremacía de las máquinas inteligentes.
Por su interés y concreción copiamos directamente, las últimas interrogantes con las que termina el libro:
“…si adoptamos una visión realmente amplia de la vida, todos los demás problemas y cuestiones resultan eclipsados por tres procesos interconectados:

1. La ciencia converge en un dogma universal, que afirma que los organismos son algoritmos y que la vida es procesamiento de datos.

2. La inteligencia se desconecta de la conciencia.

3. Algoritmos no conscientes pero inteligentísimos pronto podrían conocernos mejor que nosotros mismos.

Éstos tres procesos plantean tres interrogantes clave, que espero que permanezcan en la mente del lector mucho después de que haya terminado de leer este libro:

1. ¿Son en verdad los organismos solo algoritmos y es en verdad la vida solo procesamiento de datos?.

2. ¿Qué es más valioso: la inteligencia o la conciencia?

3. ¿Qué le ocurrirá a la sociedad, la política y a la vida cotidiana cuando algoritmos no conscientes pero muy inteligentes nos conozcan mejor que nosotros mismos? “
Otras muy interesantes ideas y proposiciones, son expuestas amenamente por el autor a lo largo de los capítulos. Algunas se pueden considerar secundarias al argumento principal, pero no dejan de tener relación con el mismo. Por ejemplo, el tema del maltrato animal sobre las especies domesticadas que se plantea como ejemplo y aviso, de lo que las “máquinas inteligentes” pueden hacer en un futuro con los “desafortunados” humanos.
Perfilando algunas ideas…
En un difícil intento de síntesis, dibujo algunas ideas que, en ningún caso, sustituyen a la imprescindible lectura de ambos libros. A saber:

* La aceptación de ficciones Intersubjetivas, por los diferentes grupos humanos a través de la historia han sido claves para la evolución de la humanidad.

* La Educación es el proceso de enseñanza y de aceptación de cada individuo a la “realidad intersubjetiva” del grupo al que pertenece.

En muchas ocasiones, y por la educación recibida, no hay “conciencia” del “juego” de la ficción comunal en la que se desarrolla la vida del grupo. Quizás no se alcance la “madurez individual” mientras no se tenga conciencia de las reglas del “juego social” y se acepte (no doctrinalmente)  el “juego y sus reglas”.
* Sin duda es la “confianza mutua” entre los individuos que “juegan”, lo que hace posible el progreso humano. Esa cualidad (la confianza) se soporta en nuestra mente y conciencia. Ambos elementos evolucionaron y se desarrollaron en los humanos (y en los animales superiores) a lo largo de cientos de miles de años. Sin duda, otras ventajas evolutivas de los “sapiens”, permitieron su situación muy destacada y única.
* Mente y conciencia, inteligencia y sentimiento, son elementos de difícil conceptualización y ubicación. Sin duda, son fruto de complejas reacciones de naturaleza bioquímica que el cerebro “patrocina” y que se podrán “modelar” externamente (ya en gran parte y en el futuro completamente). La libertad individual se ve comprometida en ello. Ella es seguramente, “sólo un efecto espejismo” derivado del orden de magnitud de la complejidad de los sistemas que consideramos (y controlamos o no).
* La creciente e imparable capacidad de proceso de datos y la algoritmia, que la “inteligencia artificial” va alcanzando, superará en mucho a la que tienen los seres vivos, por lo que, éstos pasarán a ser “dependientes” de aquellos. En palabras del autor será el “dataísmo”, que ¿vendrá a sustituir al “humanismo”?
* Sólo la “consciencia de la conciencia” queda -de momento- al margen de esta ecuación, impidiendo la contundencia de estas conclusiones.
Otras muy interesantes ideas y proposiciones, son expuestas amenamente por el autor a lo largo de los capítulos. Algunas se pueden considerar secundarias al argumento principal, pero no dejan de tener relación con el mismo. Por ejemplo, el tema del maltrato animal sobre las especies domesticadas que se plantea como ejemplo y aviso, de lo que las “máquinas inteligentes” pueden hacer en un futuro con los “desafortunados” humanos.
En conclusión, dos muy interesantes textos que piden sin duda una segunda lectura.
Más…
Como complemento, en la red podéis encontrar, ademas de múltiples críticas, varios vídeos de conferencias e intervenciones del autor, de las que destacamos estas dos correspondientes a ambos libros.
Sapiens
Vídeo (Configurar con subtitulos según se quiera)
Homo Deus
Vídeo (Configurar con subtitulos según se quiera)
Publicado en Ciencia, Coleccionismo, Filosofía, Historia, Historia de la industria, Libros | Etiquetado , , | 4 comentarios

Abuelos

No soy amigo de protocolos, costumbres ni ritos, pero con el paso de los años, tengo que reconocer que las celebraciones son importantes. Los aniversarios de más de dos decenas son casi siempre melancólicos pero necesarios.

¿Cuántas veces, sólo gracias a la liturgia del calendario que rige la sociedad, se impide que el más negro de los olvidos cubra definitivamente lo sucedido?

Los hechos que suceden durante nuestra vida, nos influyen directamente, pero también lo hacen los que ya eran historia cuando nacimos.

Ya era historia la guerra civil española (1936-1939) cuando yo nací, un cuarto de siglo después. Y entonces, como ahora ochenta años después, la memoria de aquellos sucesos estaba todavía ahí afectando el recuerdo de la mayoría, aunque no los viviéramos.

Ese influjo, que no juzgo, es el que me lleva hoy, precisamente hoy quince de agosto, a dedicar un rato a escribir estas letras.

Ramón, Gertrudis y Jose Manuel

Gertrudis, Ramón  y Jose Manuel

Apenas nunca antes lo hice…. ¡Qué pena haber perdido la ocasión de preguntar más por mis abuelos paternos a mis mayores! Si, los de aquella foto en blanco y negro de la cómoda del dormitorio de nuestros padres… Ahora ya no los tenemos. Sólo a mi tía, protagonista centenaria y con grandes lagunas de memoria (precisamente).

No se hablaba de ello. Y supongo que inconscientemente fuimos enseñados de igual manera. ¿Qué fue de ellos? … Murieron en la guerra… ¿Pero?….

Se les aplicó el “bando de guerra”. A mis abuelos. En La Línea de la Concepción en donde vivían y trabajaban desde hacía casi diez años, hace justamente ochenta, era sábado y fiesta, la Asunción de la Virgen. Tenían apenas los cuarenta él, y treinta y cinco ella,….y un niño de ocho. Ramón era Administrador de Correos y Gertrudis Maestra Nacional.

Hoy los recordamos.

Fueron personas especiales. Todos los abuelos lo son para sus nietos. Siempre nos hemos sentido muy orgullosos de ellos. Y a pesar de las dificultades que el tiempo impone al conocimiento de los hechos y de la vida de las personas al cabo de los años, nos empeñaremos en averiguar como fue su vida, la corta y truncada vida de una maestra nacional y un funcionario de Correos. Mis abuelos.

Publicado en Historia | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios