Ramón, Gertrudis y Jose Manuel

Justamente hoy 4 de abril, hubiera cumplido 90 años mi padre Jose Manuel, pero no pudo ser…

Como tantas cosas en la vida, tenemos que conformarnos con la rememoración y el recuerdo. con lo que pudo ser pero finalmente no ocurrió.

Abuelos y JManuel La Línea?

Gertrudis, Ramón y su hijo Jose Manuel Iglesia Ríos un día de fiesta. Entre 1934-36

Y demasiadas veces casi ni esto conseguimos…

Es el caso de tantos olvidados y “ocultados” de la historia.

Y entre ellos, estaban mis abuelos, los padres de Jose Manuel, fusilados en agosto de 1936 que quedó huérfano y al cuidado de nuestra Tía Portala y sus hermanos que entonces sólo tenía 20 años.

Pero, en feliz coincidencia con esta fecha, ya tenemos disponible una reseña bibliográfica de ambos, gracias a la colaboración de Manuel Almisas Albéndiz (Rota, 1958), investigador incansable de la historia  de la primera mitad del siglo XX en Andalucía y en Cádiz particular. Con su trabajo se han recuperado los nombres de Gertrudis y Ramón para la larga lista de desaparecidos durante la Guerra Civil, y parte de los hechos que acaecieron.

Los tenéis en los siguientes enlaces (*) de todoslosnombres.org y hablomujeres.blogspot.com.es

Es un importante primer gran paso para continuar recuperando el recuerdo de Ramón y Gertrudis.

——–

(*) Quiero expresar mi especial agradecimiento a Manuel Almisas y a la organización de “Todos los nombres” por su trabajo y la publicación de la reseña bilbiografica.

Anuncios

Acerca de lagarto astuto

Inquieto e interesado en casi todo...
Esta entrada fue publicada en Familia, Historia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Ramón, Gertrudis y Jose Manuel

  1. Manuel dijo:

    Ha sido un honor para mí, José Ramón, compartir esta historia contigo. ¡Ha sido un bonito trabajo!
    Llevo un tiempo intentando «compensar la historia», y por eso he volcado el peso de la historia hacia tu abuela Gertrudis. No hace falta que te diga que mi memoria y mi reconocimiento van para ambos y para tu padre también, otra víctima más.
    Gracias a ti seguiré gritando con más fuerza ¡Verdad, Justicia y Reparación!
    Un saludo.

  2. mntxka dijo:

    Me impresiona mucho esta historia de los abuelos de unos de mis mejores amigos. También me impresiona que hasta ahora no haya podido leer su historia, tras más de cuarenta años de democracia. Algo parecido ocurre en mi familia y en casi todas las familias de este país. Un tío mío también era funcionario de correos, se libró del fusilamiento por otro familiar, que era falangista.
    El autosilencio se impuso por miedo, vergüenza o por un equivocado -opino- concepto de reconciliación. Tenemos que recordar y aprender para que no se repita. Historia Magistra vitae est, de lo poco que aprendí de latín.

    • Gracias Jose por compartir aquí, una vez más, tus reflexiones. Efectivamente, no deja de impresionarnos esta y tantas historias apenas conocidas. La recuperación de, aunque sea un mínimo recuerdo, tanto en el seno de la familia directa como en el dominio público creo que es de justicia y aporta un grano al esfuerzo de aprender para que, como bien dices, estas malas historias no se repitan.
      Del tema de la depuración del personal de Correos, que fue el cuerpo de funcionarios más perseguido junto con el de La Enseñanza, escribí algo aquí ( https://historiatelefonia.com/2014/06/24/los-empleados-de-correos-durante-el-franquismo/ ) que quizás te interese.
      Cómo ves mis abuelos tenían todas las papeletas, maestra ella, de correos él y además La Línea en Cádiz una de las zonas donde la represión fue más dura….
      Un abrazo.

  3. pablosolerferran dijo:

    Magnífica entrada. Gracias José Ramón por compartir una historia tan interesante, aunque triste. En mi familia, por desgracia, ocurrió algo similar pero por el otro bando. Mi abuelo Antonio Ferrán, fue asesinado por miembros de milicias, parece, según me contaron, que comunistas, pero yo personalmente, por circunstancias de la contienda civil en Teruel, creo que por anarquistas, probablemente de la Columna de Durruti. Ahora bien, hay tres diferencias claras de mi caso con el tuyo. Por un lado, en el caso de mi abuelo, hubo posteriormente un juicio, tuvo reconocimiento como represaliado y un entierro decente (aunque tres años después de asesinado, tiempo en el que tampoco estuvieron localizados sus restos). En segundo lugar los datos de archivo de su caso están abiertos y disponibles libremente en los fondos de la Causa General de la Guerra Civil. Y por último, fue asesinado por milicias sin control gubernamental, es decir no por iniciativa del gobierno legalmente constituido, cuando en cambio los represaliados por el franquismo sí lo fueron como consecuencia de las autoridades del bando “nacional”. He tenido discusiones con alguno de mis hermanos, en defensa por mi parte de la Ley de Memoria Histórica y de la necesidad de solucionar el problema de los enterrados en fosas sin identificar, y les he convencido con el siguiente argumento: imaginate en cuanto al dolor que nuestra madre, que no ha superado, si además se le añade el de no haber enterrado dignamente a su padre. Por último, en memoria de mi abuelo, decir que fue un hombre católico y políticamente de derecha moderada, es decir no fascista, pero aunque lo hubiera sido por supuesto no sería menor el crimen. En definitiva, como dijo Azaña, “paz, piedad, perdón” (lo cito de memoria, no se si es así) y para ello es necesario que se cumpla la Ley de Memoria Histórica, porque no es una ley para abrir heridas, si no para cerrarlas y mientras no se cumpla, estas no se cerrarán nunca.

    • Gracias Pablo por tu comentario y reflexión. Pienso como tu que es importante recuperar la memoria y la dignidad de nuestros antepasados. Ahora que soy abuelo pienso en lo que no pudieron disfrutar mis abuelos con sus nietos…. y en lo que nosotros no recibimos de ellos. Aunque sin ninguna duda, nuestros padres y familiares directos sufrieron esas carencia mucho más cruelmente (por decirlo de alguna manera).
      La triste realidad es que lejos de ser sucesos aislados que ya pasaron, en este mundo global e hipercomunicado, la violencia sigue repitiéndose y abriendo nuevas heridas que, de nuevo necesitaran mucho tiempo para cerrarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.