En defensa de la Ilustración

Puede sorprendernos a estas alturas de la historia de la humanidad, pero el movimiento de la Ilustración, sus enseñanzas y difusión, debe ser activamente defendida. Este el el argumento base del libro “En defensa de la Ilustración. Por la razón, la ciencia y el humanismo” escrito por Steven Pinker, Paidós 2018, profesor canadiense de psicología en la Universidad de Harvard (ver entrevista en El País) ha escrito este último libro que hemos leído con mucho interés y que recomendamos encarecidamente.

“Los ideales de razón, ciencia y humanismo necesitan ser defendidos ahora más que nunca, porque sus logros pueden venirse abajo. El progreso no es una cuestión subjetiva.”

portada_en-defensa-de-la-ilustracion_steven-pinker_201803271600

Y desde luego debería ser muy atendido por aquellas personas tan abundantes en estos tiempos, que no solo creen aquello de “cualquier tiempo pasado fue mejor”, si no que son difusores beligerantes del mayor de los pesimismos sobre el futuro que nos espera. Y es que pocos se paran, escuchan y observan objetivamente  la historia previa de nuestra saga y mucho menos extrapolan y proyectan conclusiones hacia el futuro, bueno, si lo hacen pero negando las tendencias positivas que se encuentran mirando a donde se mire…

Y de esto se encarga en profundidad y con un lenguaje claro y contundente, Pinker en este trabajo.

El contenido del mismo no tiene desperdicio alguno. Este es su índice:

Primera parte: La Ilustración

Segunda parte: El progreso

Tercera parte: Razón, Ciencia y Humanismo

Centrando el tema en la primera parte, dejando claro lo que fue y es la Ilustración y sus protagonistas históricos, pasa de inmediato a contarnos sus efectos en el capitulo del Progreso, en el que con cientos de referencias, datos y más de setenta gráficos nos presenta la tendencia claramente positiva de la historia hasta aquí.

No por lo anterior deja Pinker de contarnos los temas pendientes que necesitan aún seguir mejorando más aceleradamente, el cambio climático, las armas atómicas, los populismos, entre otros, pero incluso aquí no puede cundir el pesimismo…

Y concluye con los elementos imprescindibles de la ecuación de la Ilustración; la razón, la ciencia y e humanismo. Así sea.

Podeis ver una charla del autor en TED en este vídeo (podéis configurar los subtítulos en el idioma que se desee):

De él entresacamos sus últimos párrafos que vienen a centrar el mensaje del libro y coincide con sus últimas páginas.

“Nacemos en un universo despiadado, con pocas probabilidades de lograr un orden que haga posible la vida y en constante peligro de derrumbarse. Nos ha moldeado una fuerza que es implacablemente competitiva. Estamos hechos de madera torcida, vulnerable a las ilusiones, el egocentrismo y a veces a una estupidez pasmosa.

Sin embargo, la naturaleza humana también fue bendecida con recursos que abren un espacio a una suerte de redención. Estamos dotados de la capacidad de combinar ideas de manera recursiva, de tener pensamientos sobre nuestros pensamientos. Tenemos un instinto para el lenguaje que nos permite compartir los frutos de nuestro ingenio y experiencia. Somos más profundos gracias a la capacidad de solidaridad, de piedad, de imaginación, de compasión, de conmiseración.

Estas dotes han encontrado el modo de aumentar su propio poder. El alcance del lenguaje ha aumentado gracias a la palabra escrita, impresa y electrónica. Nuestro círculo de solidaridad se ha expandido mediante la historia, el periodismo y las artes narrativas. Y nuestras endebles facultades racionales se han multiplicado por las normas y las instituciones de la razón: la curiosidad intelectual, el debate abierto, el escepticismo ante la autoridad y el dogma, y la carga de la prueba para verificar las ideas confrontándolas con la realidad.

Y la espiral de la mejora recursiva cobra impulso, ganamos nuestras victorias contra las fuerzas que nos oprimen, sobre todo, las partes más oscuras de nuestra propia naturaleza. Penetramos los misterios del cosmos, incluyendo la vida y la mente. Vivimos más tiempo, sufrimos menos, aprendemos más, nos volvemos más inteligentes y disfrutamos más de los pequeños placeres, y de las ricas experiencias. Menos de nosotros somos asesinados, agredidos, esclavizados, explotados u oprimidos por los demás. Partiendo de unos pocos oasis, los lugares con paz y prosperidad están creciendo y algún día podrían abarcar el planeta entero. Todavía queda mucho sufrimiento y peligros tremendos. Pero se han planteado ideas sobre la manera de reducirlos, y una infinidad de ellas está aún por concebir.

Jamás tendremos un mundo perfecto, y sería peligroso buscarlo, pero las mejoras que podamos lograr no tienen límites si seguimos aplicando nuestros conocimientos para impulsar el florecimiento humano.

Esta historia heroica no es un mito más. Los mitos son ficciones, pero esta historia es verdadera, verdadera hasta donde alcanza nuestro mejor entender, que es la única verdad que podemos tener. Conforme avance nuestro conocimiento, podremos ver qué partes de la historia siguen siendo verdaderas y cuáles no, cómo podrían ser algunas de ellas y en qué se podrían convertir.

Y esta historia no es patrimonio de ninguna tribu, sino de toda la humanidad, a cualquier ser sensible con el poder de la razón y el impulso de persistir en su existencia. Y es que solo se requieren las convicciones de que la vida es mejor que la muerte, la salud es mejor que la enfermedad, la abundancia es mejor que la penuria, la libertad es mejor que la coerción, la felicidad es mejor que el sufrimiento, y el conocimiento es mejor que la ignorancia y la superstición.”

Acerca de lagarto astuto

Inquieto e interesado en casi todo...
Esta entrada fue publicada en Filosofía, Historia, Libros y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En defensa de la Ilustración

  1. mntxka dijo:

    Gracias José por el libro, parece interesante y esperanzador. Sin embargo y sin leer el libro aún, opino que usar principios de hace dos siglos a realidades actuales es arriesgado y simplificador. En este momento, las amenazas globales son inéditas para la humanidad y los plazos y profundidad para los cambios de respuesta requeridos están aún por imaginarse. Espero que lleguemos a tiempo.
    Un artículo crítico interesante sobre este libro, para completar la visión: https://www.xataka.com/investigacion/steven-pinker-y-su-defensa-del-progreso-como-un-libro-sobre-los-mejores-anos-de-la-humanidad-se-ha-convertido-en-la-polemica-del-momento
    Un abrazo

    • Jose gracias de nuevo por tu comentario y por el enlace al articulo. Aunque no es un libro corto, recomiendo su lectura crítica y pausada, y si es entre dos mejor aún. Dejando polémicas académicas y de la “historia de las ideas” aparte, para las que no estoy preparado, me quedo con los datos objetivos que se plantean en la segunda parte del libro y más aún con la defensa beligerante de los conceptos de razón, ciencia y humanismo, que se desarrolla en la tercera parte.
      Sucederá lo que suceda, no se si llegaremos a tiempo, pero sólo profundizando e insistiendo en la generalización de esas tres ideas directoras el futuro podrá ser, interesante y esperanzador.
      Ahora ya estamos leyendo el tercer libro de Harary “21 lecciones para el siglo XXI”. Este es mucho más crudo…. ya lo comentaremos.
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .