La botella de ojén….(reseña de una botella centenaria).

Una botella….. 

Botella ojén Joaquin Bueno y Cia Malaga

Botella ojén Joaquin Bueno y Cia Malaga

Para regalar el gaznate. Por  delante una dura jornada por los campos….

En el estante detrás de la puerta, junto al lugar dónde reposa la tranca por el día, y  para que al alba, nunca se olvide antes de salir a la faena….

Allí se encontraba todavía aquella botella de ojén…….

Esperando. Superviviente pasivo de los años y la ruina……

¡Un traguito de ojén para empezar el día!”

Botella detalle Malaga

Botella detalle Malaga

El valor de los objetos en si mismo (un viejo trozo de vidrio con forma) puede ser insignificante comparado con los sentimientos y emociones que pueden evocar en el que los contempla y…….estos vienen al pensar en lo que fueron en su dia, lo que significaron para sus poseedores pretéritos, y….. en su historia.

Detalle Botella

Detalle Botella

Paseando entre olivos en Alcalá la Real (Jaén)….

CIMG2665

En los alrededores de Alcalá la Real (Jaén) en octubre 2007

Hasta aquél cortijo, ahora sólo ruina, llegó aquella botella, sólo Dios sabe cuando. Todavía entera sobre la balda -de pobre tabla-, detrás de la entrada. La techumbre caída, y los muros, apenas unos restos con algún trozo encalado. El escombro inundándolo todo. De vidrio transparente, sin color, de cuello alto y estrecho y gruesas paredes.Con su collarín con letras: JOAQUIN BUENO y CIA, MALAGA. De factura irregular moldeada en la fabrica de vidrio con la calidad de otra época. Allí esperando, con la huella de un último trago que nunca llegó, estaba aquella botella de ojén que yo encontré.

 Ojén (Málaga)

Ojén, un pueblo malagueño sito entre la sierra Blanca y la Alpujarra, embriagador en todos sus sentidos: el aroma a jazmín y a dama de noche que llena las calles de esencia andalusí; las primeras figuras de flamenco que acuden sin falta a su Festival de Verano; y, como no, la memoria de su aguardiente. Licor al que dio su nombre de marca. Ese que contenía esta botella…..

El ojén… 

El aguardiente de Ojén, famoso y con nombre propio.

Como podemos leer en el Blog de Ojén, fue en 1830 cuando un emprendedor ojeneto Pedro Morales , invirtió la fortuna que hizo fuera del pueblo, para fundar una destilería de aguardiente en Ojén. El resultado fué un licor de mediana graduación, anisado y dulce de gran calidad que le valió el prestigio y fama no sólo en España, sino en buena parte del mundo, hasta tal punto que el nombre de ojén se utilizó como una denominación genérica de aguardiente dulce y de calidad. De todos es ya sabido la consagrada  frase “una copita de ojén” acompañado de los siete golpecitos que daban música a este antiguo eslogan publicitario que aún hoy perdura y se repite por toda España.

Y unos pocos años después,  (como nos ilustra Manuel Martinez Molina, en  “El Avisador Malagueño” feb 2011, pag. 44)  otro paisano, Joaquín Bueno junto con su hermano José Bueno traslada su alambique-laboratorio a la calle Álamos en Málaga, desde la villa destiladora de Ojén hacia el año 1847, para trasladarse posteriormente a calle Don Iñigo, ampliando así su negocio de bebidas espirituosas.

Y estos hermanos Bueno,  sin duda adelantados a su tiempo, practican el marketing a conciencia,  introduciendo innovadoras ideas en la propaganda, las etiquetas y las botellas. Gracias a esto, este ejemplar permite su identificación fácil.

Libreta de propaganda ojén Joaquin Bueno. De www.todocollección.net

Libreta de propaganda ojén Joaquin Bueno. De http://www.todocollección.net

Abanico de propaganda ojen Joaquin Bueno de www.todocolección.net

Abanico de propaganda ojen Joaquin Bueno de http://www.todocolección.net

La fábrica de aguardientes y licores de “JOAQUIN BUENO Y CIA, MALAGA” estuvo operativa entre 1847 y 1890 bajo la dirección de los hermanos fundadores y hasta 1900 con su sucesor. A partir de esa fecha cambia el nombre por el de “Quirico López”.

Así que,  podemos afirmar con poco riesgo,  que nuestra botella se fabricó en la segunda mitad del siglo XIX,  por lo que su antigüedad es de entre 110 y 160 años…..es por tanto “centenaria”.

Y por completar el juego. ¿Y en dónde se fabricó?

No sabemos.

 Sobre fábricas de vidrio en España en el Siglo XIX…

El conocimiento del arte de la fabricación del vidrio, era en el siglo XIX y en España, patrimonio de muy pocos.  De hecho los maestros vidrieros que residían en  nuestro país  y desarrollaban su actividad en las pocas fábricas de vidrio y cristal existentes, eran mayoritariamente extranjeros (franceses, belgas, italianos, alemanes  y suizos).

Durante el  citado siglo existieron una treintena de fábricas en España, la mayoría de ellas con un periodo de actividad efímero y/o pulsante, siendo pocas las que superarían la barrera del 1900 en activo. Esto, y la escasa información existente,  dificultan  la  posible identificación del origen buscado.

No obstante, si se pueden relacionar las provincias en las que radicaron. Concretamente (tomando como referencia el año 1856) en:  La Coruña (dónde se abrió unas de las primeras fábricas por el Marqués de Sargadelos en 1807) Asturias (en Gijón en 1844 y en Avilés en 1845), Cantabria (Campoo 1845), Vizcaya (Bilbao 1845 y Lamiaco 1890),  Guipúzcoa (San Sebastián 1875), Álava, Burgos, Navarra, Zaragoza, Huesca, Gerona, Barcelona, Tarragona, Baleares, Valencia, Alicante, Murcia, Madrid, Córdoba y Málaga.

En las últimas décadas del siglo, se añadieron nuevas fábricas también en Lérida, Ciudad Real, Guadalajara, Segovia, Cádiz, Granada y Jaén.

Volviendo a nuestra investigación: ¿De dónde se surtiría la empresa de Joaquín Bueno y Cía, de botellas para envasar sus preciados productos?

En primer lugar pensaríamos en la propia Málaga por tratarse de una empresa “local” y vecina, pero veamos:

Dos son las fábricas malagueñas de vidrio de las que se tiene noticia en ese tiempo:

  • “La vidriera Malagueña”.  En la calle Alderete nº  33 del barrio del Molinillo. Se fundó en 1907 por Hermann y Cia , y pudo ser una de los suministradores de botellas de nuestro destilador de Ojén, si bien sólo durante un primer periodo, dado que, aunque no sabemos la fecha de cierre,  si podemos afirmar que en 1863 ya no funcionaba.
  • “Fábrica de Cristales Somera”.  Fundada en 1852 en lo que fue el Barrio de El Bulto. Funcionó pocos años y no se puede afirmar que fabricase botellas. No funcionaba tampoco en 1863.

En definitiva, nuestra botella en caso de existir antes de 1863,  podría haberse producido en La Vidriera Malagueña, pero si fuese más joven,  habrá que buscar su origen fuera de esta provincia andaluza.

Aplicando criterio de proximidad, hay que descartar Córdoba dónde ya no funcionaba fábrica alguna en 1863, y podríamos pensar en Cádiz o Murcia.

  • En Cádiz, las fabricas del Puerto de Santa María (La Ceres en 1852 y La Portuense en 1870, La Vinatera 1876, etc), anteriores a la constitución de  “La Jerezana”  y “La Constancia”  estas en Jérez, ya en el último lustro del siglo, (dónde al parecer sobre 1900 se aplicaron las primeras sopladoras mecánicas) tuvieron una vida irregular, por lo que es poco probable que fuesen la protagonista  buscada.
  • En Cartagena, sin embargo, “La Fábrica de Cristal y Vidrio de Santa Lucia” funcionaba a total satisfacción desde 1834 y hasta 1908, cuando se   integra en la “Unión Vidriera de España”  uno de los dos cárteles en los que se reorganiza el sector al principio del siglo XX. Esta fábrica bien podría ser una seria candidata para el origen de nuestra botella.  Esta conocida fábrica de Santa Lucia estuvo operativa desde antes y después que funcionara la Destilería de los hermanos Bueno teniendo además facilidades de transporte con Málaga, por la vía marítima.

No obstante, cualquiera de las otras fábricas nacionales (e incluso alguna extranjera) que funcionaron con continuidad en la segunda mitad del siglo podría haber sido el origen de nuestra botella  (Valencia, Madrid, Barcelona o las del norte peninsular).

Por el momento, nos quedamos con la duda del origen de nuestra botella protagonista, ……. aunque algo hemos aprendido de paso, de nuestra apasionante historia industrial.

Documentación :
  •  J. M. Martinez Carrión  – La fábrica de cristal y vidrio de Santa Lucía (Cartagena) y el sector del vidrio español (1834-1908). Boletín de la Sociedad Española de Cerámica y Vidrio. Vol. 41 Núm. 3 Mayo-Junio 2002
  • Josu Aramberri  – “Vidrio: arte, industria, sociedad”  número 9 de FABRIKART. Marzo 2011.
  • Ana Gómez Díaz-Franzón – “LAS BOTELLAS COMO OBJETOS PUBLICITARIOS EN EL MARCO DE JEREZ (1850-1935)”. Revista de Historia de El Puerto, nº 39, 2007 (2º semestre), pp. 99-120

 

 

Anuncios
Publicado en Coleccionismo, Historia de la industria, Personajes Españoles | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios

El uso del teléfono y la CTNE en la guerra civil española. Algunos datos.

Hojeando un par de viejos libros que encuadernó mi padre con antiguos pero muy interesantes documentos que él, a su vez heredó, sobre la “Compañía Telefónica Nacional de España”,  y de los que hablaré en otra ocasión, encontré unas viejas y curiosas “xerocopias”.

La lectura de su contenido no es fácil dado que tienen toda la pinta de ser las últimas copias de una cadena de, múltiples copias de copias, de un original, o incluso de una primera copia, sobre aquél papel “amarillo cebolla” mecanografiado directamente a través del papel “carbón”, tal y como se solía hacer habitualmente en aquellas pesadas máquinas de escribir que se usaban en los últimos años treinta del siglo pasado.

Ciertamente el simple escaneado de los documentos no hace más que perpetuar la ilegibilidad de los mismos, pero aunque sea para que sirva como testimonio,  lo tenéis adjunto como tal.

Sus titulos:

  • “Análisis del Servicio de Conferencias celebradas durante los años 1.936-1.939”.

Documento Escaneado

Transcripción del Documento

  • “Actividades del Departamento de Tráfico durante la Guerra”

Documento Escaneado

Transcripción del Documento

Siendo interesante el contenido, y tras unas cuantas horas de, a veces difícil interpretación, y apoyándome en lupas, aumentos en pantalla y pura lógica (que puede no obstante haber producido algún error), finalmente terminé la transcripción de los documentos que igualmente se adjunta en formato pdf.

Interesado en el tema, consulte algunos textos a mi alcance sobre la historia de la Compañía Telefónica, sobre la que ciertamente se ha escrito mucho, pero se ve que no suficiente.  Se encuentran amplias referencias al periodo inicial de la Compañía y hasta el año 36. Igualmente, a partir de los años 45-46 en el que se firma el nuevo contrato de “nacionalización” con el estado, pero justo sobre el periodo de la guerra es poco lo que de manera fácil se obtiene.

Aunque los datos que contienen estos documentos no deben suponer una novedad y deben encontrarse en los archivos de Telefónica, son a estas alturas de interés general y especialmente para los investigadores de la historia, por lo que me ha parecido oportuno facilitar su lectura en este blog a los estudiosos y curiosos.

Si quereis ver más sobre este tema, visitad nuestro nuevo blog “Historias de la Telefonía en España” en http://www.historiatelefonia.com

(Las fotografías proceden del archivo de la Fundación Telefónica).

Publicado en Historia, Historia de la industria, Libros, Telefónica | Etiquetado , , , , , | 4 comentarios

Sobre los Toros y el Cerro de Guisando y la Marquesa de Castañiza (¿O al revés?)

Hace poco, visité de nuevo el lugar donde en 1468 se firmó el acuerdo de sucesión entre Enrique IV e Isabel la Católica, ahora tan recordado a raíz de la emisión en estas fechas, de la serie televisiva “Isabel”. Me refiero al paraje abulense de los Toros de Guisando.

Los Toros de Guisando

En esta ocasión me llamó particularmente la atención, la inscripción grabada en piedra, existente en un muro levantado a tal efecto, en el lugar dónde antes estuvo la famosa venta de igual nombre.

La inscripción recuerda el famoso juramento, y fue realizada, si damos fe a lo que allí se dice, por encargo de doña María de la Puente y Soto, marquesa de Castañiza en el año 1921.

Durante el viaje de vuelta a casa, unas cuantas cuestiones me daban vueltas en la cabeza: ¿Quién fue este personaje y porqué sufragó la construcción del citado muro de piedra y su inscripción, hace más de noventa años ?

¿Una mujer?  De la aristocracia, ¡ pero mujer,….y en los años 20 del pasado siglo en España!

Sin duda tenia que tratarse de un personaje conocido y célebre, con autoridad suficiente para dejar su huella en este lugar con tan alto significado histórico patrio. ¿O no?

¿Cuál habría sido su vida, su formación, sus orígenes, ….? ¿Y porqué?

…………

Ciertamente, no soy muy original con estas reflexiones, antes ya, las “Hadas”, reivindicando la propiedad “feérica” de las famosas moles taurinas de este sitio de Guisando, se hicieron las mismas preguntas, quedando perplejas ante la osadía de la citada noble mortal (como se puede leer en el  “Diario de un Hada” de  la madrileña Clara Tahoces en 1999, en su capitulo titulado “En el día del Topo”).

Se ha escrito mucho sobre los famosos toros, su significado y su origen, así como de los sucesos que a lo largo de los siglos se recuerdan en su entorno próximo, y no es difícil encontrar referencias al respecto a poco que se busquen, por lo que no insistiré en el tema de los cuatro verracos ibéricos.

No obstante, intrigado por la personalidad de la ilustre dama y las razones por las que erigió aquella inscripción, no me he resistido a investigar sobre ello.

Tengo que decir aquí, que la investigación de la historia es siempre apasionante y atractiva, corriéndose riesgo de transformarse en obsesiva. La satisfacción que se siente cuando, después de muchos intentos y tiempo empleado en vano,  se consigue siquiera un pequeño rastro, una fecha o un dato cualquiera relacionado con el objeto investigado, es muy placentera,  liberándose reconfortantes endorfinas…. Esto se multiplica cuando el “objeto” buscado no se encuentra entre las primeras entradas de una enciclopedia “al uso”.

Desde luego, este es el caso de nuestra marquesa de Castañiza. Aquí expongo en resumen, algunos resultados de mi humilde trabajo, que como se verá descubre sólo lo que parece apuntar una interesante biografía de un personaje más de nuestra historia reciente, no suficientemente conocido. Sin duda, sería deseable que personas más doctas y especialistas en la materia la ilustrasen debidamente.

La IV Marquesa de Castañiza.

¿Quién fue Doña Maria Dolores de la Puente y Soto, IV Marquesa de Castañiza y Condesa de Casa Loja ?

Es difícil encontrar datos del origen y primera infancia de nuestra misteriosa dama, impresiones y algún que otro dato, a veces contradictorio hemos encontrado, y en base a ellos,  podemos asegurar que nació en alguna fecha, entre 1880 y 1890 muy probablemente en tierras cantabras.

Poco sabemos ni podemos inferir de su infancia ni de su primera formación, salvo –y no es poco- que quedó huérfana de padre prematuramente, quedando a cargo de su madre Doña Sofía de Soto.

La siguiente información que encontramos en los “marujeos de la alta sociedad” (“La Mujer Ilustrada” nº 1, 1905 ) nos avisan de su boda en la capital del Reino en octubre de 1905 con Ernesto Pelaez y Quintanilla. Ella joven y “aún” sin titulo de nobleza que llevarse a la boca, pero eso si, de hermosura destacada.

Pero parece que aquella unión duró poco, nuestra protagonista también quedó muy pronto viuda, quedando sola y con una hija, antes del primer aniversario, si damos crédito a la fecha de defunción de su esposo (7 de mayo de 1906).

Estas circunstancias, ya nos pueden dar una idea acerca del carácter necesariamente luchador de nuestra protagonista.

La siguiente pista la encontramos en relación con la solicitud, pugna y resolución de la rehabilitación y asignación a su persona, del titulo del Marquesado de Castañiza, circunstancia acaecida en 1919. Unos años más tarde, desde 1924, también ostenta el titulo de Condesa de Casa Loja.

Hay que señalar que en aquellos primeros años veinte, se fomentó directamente desde la corona, una especie de “fiebre del titulo nobiliario” a la que por supuesto no faltaron jugadores.

No entraremos aquí en este capitulo en el que hay también mucho escrito, solo comentar que el Marquesado de Castañiza fue instaurado en el siglo XVIII en la persona de un ilustre vecino de México y oriundo de tierras vascas.

Hasta aquí, tenemos a nuestra protagonista en la treintena, como joven viuda con su única hija Maria Inmaculada, ya intitulada como marquesa y condesa y hemos de suponer que dueña también de suficiente capital y posesiones, como una aristócrata estándar más.

Desde luego las referencias a la  vida social de la Marquesa de Castañiza en la prensa de la época, nos indican que debió llevar una vida asimilada a la de la mejor aristocracia de la corte. Frecuentes viajes al extranjero: Paris , Londres , Berlin,…..veraneos en Biarritz  y por supuesto en tierras de Santander. Temporadas en sus terrenos de Guisando, o en sus casas de Madrid, etc, etc.

Pero ya es momento de acercarnos al entorno de los famosos Toros de Guisando.

En las estribaciones orientales de la  Sierra de Gredos, en el término de El Tiemblo (Ávila), se encuentra el Cerro de Guisando con 1.310 m. de altitud. Al pie del cerro, el arroyo Tórtolas justo marca el límite entre las dos antiguas Castillas, la Vieja y la Nueva, y ambos accidentes  delimitan las tierras en las que se desarrolla nuestra historia.

Abajo junto al arroyo encontramos la dehesa donde pacen desde tiempos inmemoriales los verracos que dan nombre a todos los demás, los famosos Toros.

Pero subiendo, justo antes de que la pendiente comience a hacerse fuerte, nos encontramos con una no pequeña sorpresa, el Monasterio Jerónimo de Guisando, o más bien sus ruinas. En un momento hablamos de él.

Y aún algo más arriba encontraríamos, accediendo por una escalera labrada en la misma roca,  lo que queda de la ermita de San Miguel y, por las inmediaciones, las cavidades o

Monasterio de Guisando en ruinas

cuevas (de San Patricio) originariamente usadas por los ermitaños y quizás más pretéritamente como refugio de nuestros antepasados prehistóricos.

En fin, todo ese entorno es el que, habiendo sido propiedad original del citado monasterio de los Jerónimos, tras la desamortización eclesiástica, la posterior subasta y de algún otro ilustre dueño (Subastado según la Ley de Desamortización de Mendizábal, fue adquirido en 1844 por Mariano Goya y Goicoechea, nieto del famoso pintor, por 430.000 reales),  terminó (desconociendo exactamente cómo) siendo propiedad de nuestra marquesa.

Sucumbiendo a la curiosidad por saber más sobre el lugar, reiterar que aunque no demasiado variada, se pueden encontrar gran cantidad de sitios web con referencias a los Toros y su discutida interpretación, al juramento de Enrique IV e Isabel de Castilla en 1468, así como del Monasterio de Guisando o de San Jerónimo de Guisando fundado en 1375. Sólo remarcar aquí que se trata de un importante claustro visitado frecuentemente por reyes y nobles durante toda su existencia (Ver por ejemplo, el articulo de Antonio Estrella Grande, y las referencias en la revista Claustro Jerónimo nº 9, 2002).

Monasterio de Guisando en ruinas

Así pues, ya tenemos la respuesta a una nuestras cuestiones. Como podíamos haber sospechado: ¡Nuestra marquesa era la propietaria de los terrenos donde residen los famoso toros berroqueños! Buena razón para justificar su decisión de levantar aquel texto en piedra. ¡Y demostró un gran interés sobre el cuidado de lugar, y su patrimonio!

Está documentado que, además de la ya citada inscripción recordatoria de la existencia anterior de la venta “juradera” y del pacto de 1468, sobre los mismos toros, se encargó también de la recuperación y restauración de uno de ellos, que con el paso de los tiempos según se cuenta, había sido bien reventado por un rayo, bien destrozado en busca de un supuesto tesoro interior (véase este articulo de Luís de Armiñan en las paginas 13 y 17 de ABC del 10 de enero de 1956).

También promovió los estudios y excavaciones arqueológicas del sitio facilitando la labor a los investigadores. (Miguel de Asúa y Campos en los años 20  como puede verse en su obra “Los Toros de Guisando y el convento de Jerónimos” o Baltasar Cuartero y Huerta en los 40 y 50 que escribió entre otros el libro “El Pacto de los Toros de Guisando y la venta del mismo nombre”, por ejemplo).Y no sólo eso.

Además, ella junto con su ya citada hija (Maria Inmaculada – ”Ernestina”, que sería la V Marquesa de Castañiza a partir de 1965), impulsaron activamente ante las autoridades competentes, la promoción del lugar y su elevación como monumento, encabezando la instancia para tal consideración y declaración ante las autoridades competentes, consiguiendo la declaración como Paraje Pintoresco, por decreto de 5 de febrero de 1954.

Nuestra marquesa, Maria de la Puente, había rehabilitado también los restos del exmonasterio jerónimo (Ver articulo de Santiago Camarasa de 1926 en Blanco y Negro), haciendo de él su mansión (“el palacio del Cerro de Guisando”). Y lo hizo con esmero y gusto, siendo elogiada reiteradamente por aquellos que lo visitaban. Inclusos los jardines fueron objeto de mención en revistas especializadas y por parte del Patronato de Jardines de España, órgano del Ministerio de Instrucción Pública, en 1934.

Se tiene incluso constancia del mantenimiento en uso de la mansión por sus descendientes con posterioridad a la muerte de Doña María (acaecida en 1961 en Madrid) y hasta el terrible incendio de la semana santa de 1979, estando hoy y desde entonces nuevamente arruinado.  Esperemos que no lo sea definitivamente…..

Pero aún nos queda una sorpresa más en la figura de Maria de la Puente. Hasta ahora hemos apuntado su faceta más culta, al cuidado del patrimonio histórico y arqueológico del lugar, pero además, demostrando un espíritu emprendedor, innovador y práctico, muy tempranamente creó y explotó una granja avícola en aquél mismo lugar, empleando las antiguas galerías y la que fue sala capitular del convento como sala de  puesta e incubación de las aves. Esta granja fue modelo de modernidad en su tiempo, contando con el mejor equipamiento avícola de la época y llegando a ser en consideración de muchos la primera del país y de las primeras del continente europeo. En ella se aplicaron y experimentaron las más modernas prácticas avícolas, empleando no pocos recursos, como por ejemplo el transporte aereo para trasladar las aves y los huevos desde Gran Bretaña.

La Granja Avícola “La Jimena”, que así se llamaba,  fundada en 1918 en la Dehesa del Cerro de Guisando, destacó en seguida en los medios especializados y en la prensa y los semanarios generalistas como Blanco y Negro en 1927, también por su adelanto en la experimentación de los cruces de especies avícolas, llevando a cabo un “first cross” de gallinas Plymouth con Castellanas. Y mejorando la raza de gallinas Castellanas Negras (ahora en régimen de protección especial)  para conseguir huevos de 90 a 110 gr, todo un record de aquella época. Estos y otros avances la hicieron acreedora de muchos premios y menciones en los concursos de la época con trascendencia más allá de nuestras fronteras.

Hemos encontrado referencia del funcionamiento de la misma en el diario ABC en 1953 con ocasión de su participación como granja diplomada, en la Feria del Campo de aquél año en Madrid. Nada hemos conseguido acerca de la suerte de la granja después de ese año.

En definitiva, lo que aquí queda expuesto (aparte de los “títulos” y las circunstancias y curiosidades que rodearon su vida), sirva como referencia y reseña de este personaje, no suficientemente conocido, y al que si duda le debemos, como ha quedado dicho, no sólo el cuidado, estudio y preservación de los famosos toros y su entorno (la memoria de la venta y su juramento, y el monasterio) si no también su importante papel como impulsora de la Industria Avícola en España.

Después de esto, sin duda la próxima vez que nos acerquemos al Cerro de Guisando, lo veremos con otros ojos.

(Fotos: Ayuntamiento de El Tiemblo http://www.eltiemblo.es/)

Publicado en Arqueología, Historia, Personajes Españoles | Etiquetado , , , , , , , , | 11 comentarios

El Tiempo entre Costuras – Maria Dueñas

Mi amiga Loli me recomendó y regaló este libro.  “El tiempo entre costuras” de María Dueñas.  Es una novela ampliamente conocida y con gran y reconocido mérito.

Su lectura es muy agradable y te atrapa rápidamente. Para ver su sinopsis y gran cantidad de información relacionada, nada mejor que visitar el blog de su autora.

Además pronto tendrá su versión televisiva, por lo que su conocimiento y difusión será masiva. Tenéis incluso un video promocional .

Aparte de las aventuras de sus protagonistas, por sí solas interesantes, me ha gustado el retrato del ambiente de aquellos años en la España de los años 30 y 40 del siglo pasado y particularmente el del protectorado del norte de África.

También es especialmente interesante descubrir unos cuantos personajes históricos, que no son suficientemente conocidos y que sin embargo, como parece proponer la autora, pudieron tener una influencia significativa en los derroteros de la historia de aquellos días.  Me refiero concretamente a:

  • Rosalinda Powell Fox  (India 1908 – Guadarranque 2004). Muy curiosa la vida de esta longeva mujer británica con claras convicciones políticas y que según parece, tuvo un  papel que pudo influir en algunas de las relaciones internacionales de España en aquellos momentos. Ver más en el artículo de Domingo Pliego publicado a raíz de su muerte. Y en éste de El Mundo.
  • Juan Luís Beigbeder y Atienza (Cartagena 1888 – Madrid 1957). Militar, alto comisario español en el protectorado en Marruecos, y ministro de asuntos exteriores en el primer gobierno de Franco tras la guerra en 1939. Al año siguiente, fue retirado del cargo y posteriormente confinado en Ronda por su “anglofilia” en aquellos tiempos en los que se precipitaba la segunda guerra mundial. Parece que Rosalinda fue su amante durante largo tiempo. Más en la wiki. 
  • Alan Hug Hillgart  (Londres 1988 – Tipperay, Irlanda 1978). Otro curioso personaje. Marino y diplomático inglés afincado en España. Ejerció de Cónsul en Mallorca, durante la guerra civil y de agregado naval a la embajada britanica posteriormente en Madrid, desde dónde colaboró con el servicio secreto durante la guerra mundial. Parece que también fue un aventurero en su juventud y escritor en un último tiempo. Lideró la ayuda y el refugio a los aliados que llegaban a España huyendo de la guerra en colaboración con otros españoles.

Por último, también resaltar, aunque su aparición en la novela es secundaria, la figura del pintor granadino:

  • Mariano Bertuchi Nieto (Granada 1884 – Tetuan 1955). Este es sin duda un personaje  injustamente tratado por la historia del arte, máxime cuando su obra ha sido  conocida de todos. ¿Quién no recuerda esos sellos de nuestras últimas colonias africanas, con aquellos paisajes y tipos que tanto aguzaban nuestra imaginación de pequeños?

Evidentemente, otros personajes históricos se nombran en la novela, pero lo mencionados son los que me han producido mayor interés por su desconocimiento previo.

En definitiva, El tiempo entre costuras es una buena novela, que además de un contenido lleno de acción y suspense, describe un marco histórico que se ajusta a lo realmente sucedido, descubriéndonos personajes y aspectos históricos poco conocidos.

Sin duda estas historias y la memoria de sus personajes, ganan merecido reconocimiento gracias a  Maria Dueñas.

Publicado en Historia, Libros, Literatura Española, Personajes Españoles | Etiquetado , , , , , , , | 2 comentarios

Comienzo…

“Dónde las dan las toman”, o eso dicen por ahí…

Hace ya un año que se me ocurrió la brillante idea de regalar “blogs” a ciertos familiares, y la cosa no fue del todo mal, algunos se lo tomaron con más calma, y otros se engancharon a esto de “el bloguear”…

El caso es que el tiempo no perdona y el universo busca el equilibrio, y parece que ahora me toca a mi pasar por el aro…

Puede que dedique este espacio para escribir sobre mis aficiones (que no son pocas), puede que os cuente cosas sobre mis viajes, sobre los libros que vaya leyendo, sobre las películas que vaya viendo, sobre mi kayak…

Puede que lo dedique a algo radicalmente distinto, el caso es que aquí estoy, ante un infinito rollo de papel en blanco en el que escribir.

La eterna historia del cazador cazado, del fotógrafo que de pronto se encuentra ante los flashes… ¡veremos que sucede!

Publicado en Personajes Españoles | 7 comentarios