Historia de una Maestra

Hace algún tiempo, leyendo con mi madre el libro de Josefina Aldecoa, “Historia de una Maestra” (1990), que le había prestado su vecina, no pude dejar de hacerme a la idea de que una situación similar fue la que tuvo que vivir nuestra abuela Gertrudis en su experiencia como maestra en La Línea de la Concepción (Cádiz), en los años 30 del siglo pasado.

Al igual que Gabriela, la protagonista de la novela, nuestra abuela Gertrudis ya era maestra nacional en ejercicio cuando la República se proclamó en el año 31, y sin duda tuvo que vivir todo el dinamismo de las nuevas iniciativas que nacieron en torno a la enseñanza y los maestros: el asunto de las misiones pedagógicas, la subida de salarios de los maestros,…. de la misma manera que tan acertadamente describe Aldecoa en su novela.

Gertrudis Ríos Marín (1901-1936) y sus alumnos en La Línea en 1935-36

Aunque su formación inicial, en la Escuela Normal de Maestras de Sevilla, en la que obtuvo el título de Maestra de Primera Enseñanza en 1923 a la edad de 21 años, seguramente sería de “corte clásico” (no es muy creíble el modelo presentado en la “Escuela de Señoritas” de la serie de televisión “La otra Mirada” ), quiero pensar que su juventud y carácter, la llevarían pronto a buscar innovaciones y experimentarlas en las aulas, en línea con las ideas de la “Institución Libre de Enseñanza” con la que sintonizaría.

Sin duda, Gertrudis se implicó en la defensa de esas nuevas corrientes pedagógicas y eso le hizo participar, asumiendo responsabilidades y sindicándose en la Federación Española de Trabajadores de Enseñanza (FETE).

Imagino -ya que ellos nunca pudieron contármelo- lo que tuvieron que experimentar nuestros abuelos. Las conversaciones que mantendrían entre ellos, Gertrudis y Ramón, tras la jornada laboral de cada uno, sobre los sucesos y novedades que la nueva República y la situación del país, cambiante día a día en aquel frenético primer lustro de los años 30 en España (y en el mundo).

Quiero pensar que ellos, siendo estudiados, tendrían una buena relación social, un buen círculo de amigos y amistades con las que además compartían la misma forma de pensar. Quiero pensar igualmente que, en los salones y tertulias de los casinos de La Línea que frecuentaban, según aún nos cuenta la tía Portala, en ocasiones participarían en debates apasionados en defensa de las nuevas corrientes educativas y sobre las medidas y actuaciones que la joven República debería tomar.

Y eso! poco a poco, tuvo que ir fraguando de ellos, entre sus convecinos linenses una imagen de personas liberales, modernas y abiertas seguramente contestada por los potentados conservadores y el clero del lugar…

¡Todo esto, me lo imagino…. pero no lo sé!

Anuncios

Acerca de lagarto astuto

Inquieto e interesado en casi todo...
Esta entrada fue publicada en Familia, Historia, Libros y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Historia de una Maestra

  1. mntxka dijo:

    Qué emocionante historia truncada por la intolerancia. Al menos, su sueño de una España moderna y progresista ha sido en parte conseguido.

    • Profundizar en esa historia personal es lo que quiero. Son pocas las pistas que el tiempo dejó (y escondidas)… y la imaginación intenta cubrir esos huecos. Sin duda es más fácil escribir una novela que encontrar la realidad que fue.
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.